Connect with us

Deportes

Un regreso a la gloria para Club Deportivo FAS… ¡11 años después volvió a ser campeón!

Club Deportivo FAS levantó la corona de la final. Foto EDH/ Lissette Monterrosa

FAS pudo. Lo logró. Tocó de nuevo la gloria, después de más de 11 años de sequía y venció en la final a Alianza, en la tanda de penaltis (3-4), tras un empate de 1-1 en 120 minutos. Fue la séptima final entre ambos equipos, la segunda que ganan los tigrillos a los albos. Y la que da un retorno de vida a FAS, a que siga siendo el “rey de copas” del país.

Ambos equipos se plantaron con un sistema similar (4-4-1-1), con jugadores con características parecidas, con dos contenciones y elementos claves por las bandas. Los albos tuvieron dos cambios, respecto a la semifinal de vuelta, con Jonathan Jiménez e Isaac Portillo; y los tigrillos pararon los mismos del equipo que ganó en penales su pase a la final.

Pronto apareció la primera ofensiva alba (2′), con Marvin Monterroza, quien estuvo en el hospital en las últimas horas. Rápido, la presión tigrilla intentó sorprender, con una estacionaria.

El juego tenía ritmo, propio de una final. Mucha dinámica, pero con ligera posesión alba, que tuvo otra incursión por la izquierda con Jonathan Jiménez, pero que no encontró receptor a red. La respuesta de FAS era en el contragolpe, y exigió al portero Mario González.

Alianza seguía dominando la media, con Monterroza. El capitán era el que manejaba los hilos, muy ofensivo, servía y recuperaba. Esa sinfonía hacía bien a los capitalinos, que generaron otra de Michell Mercado a “Cabrita” Portillo (12′), quien mandó diagonal, pero sin nadie que conectara.

Los tigrillos, con mesura, tenían dificultades para salir de la media. Lo intentaban a balón parado. También con alguna individualidad de Luis Peralta o Carlos “Gullit” Peña. En ese juego abierto, de ida y vuelta, Alianza marcaba los tiempos y ponía las pausas. Eso dejó nuevas oportunidades a marco con un Kevin Carabantes atento, pero también con centros que los paquidermos no cerraban.

Antes de la media hora, la iniciativa era blanca. Al 25′, Mercado metió velocidad, dejó a Roberto Chen, y frente a puerta no pudo marcar Portillo. La contra fue de “Gullit”, con peligro, pero en el pase a Kevin Reyes lo superó en velocidad Bryan Tamacas, quien rechazó la pelota. Para FAS, era complicado transitar por los extremos, por lo seguía orientado en el nexo de Peña. Mientras Alianza siguió proponiendo.

Sin embargo, encontró el gol el equipo santaneco por la vía única que manejaba, y la concretó. Al 39′, de tiro libre, Reyes conectó y pegó en el travesaño, pero la pelota se coló a pesar del intento de Henry Romero de sacarlo sobre la línea, y de González de rechazarlo (0-1).

Sufrir, para ganar

Los albos se fueron al descanso con urgencia. Tenían que arriesgar, porque no tenían más opción si quería revalidar la corona. Por eso, el DT Tigana Meléndez mandó a Fito Zelaya. La búsqueda del empate de Alianza no tardó en intentar resolverla el 22, con un tiro libre que buscó sobre el ángulo. Se entusiasmó la afición, que se levantó con un zurdazo de Monterroza (53′).

Se volcó Alianza por esa paridad. Y la encontró, teniendo su mejor momento. Al 56′, Monterroza sirvió a Fito, quien pateó frente a la cabaña de Carabantes, ante el intento de rechazo de Andrés Flores, quien lo terminó de hundir (1-1).

Estaba todo para un cierre de dientes apretados. Las modificaciones tigrillas eran una apuesta ofensiva, y dieron nuevos brillos, sobre todo con una de Dustin Corea (77′) que salvó Jiménez. Los albos no se dieron por vencidos, y probaron con balón parado. Una y otra vez. Los santanecos duplicaron esfuerzos, con la labor de Dustin; y los capitalinos, con Fito.

Pero el juego se llegó al tiempo extra. De inmediato, volvió loco al estadio Zelaya, ya que estaba definiendo de cabeza un centro de Monterroza, pero el gol fue invalidado por posición prohibida (92′). Ambos cuadros arriesgaron, crearon, hubo opciones, emocionaron a sus hinchadas, pero nadie encontró el gol en 120 minutos. Y todo quedó para la definición de penaltis.

La suerte estuvo del lado fasista. Y Carabantes fue la figura, al darle la corona perdida a los santanecos, tras tapar el tiro de Elvin Alvarado y darle la victoria a FAS (3-4).

Había entusiasmó González, al parar dos penaltis (Landaverde y Chen); pero erraron los albos Rudy Clavel, Romero y Mercado, y lo pagaron caro. Mientras por los santanecos falló Reyes, pero el que significaba la cereza a la gloria fue el de Ibsen Castro. Para soltar las lágrimas y festejar, festejar y festejar. Ahora FAS, vuelve a la gloria añorada después de tantos años.

La afición tigrilla se sintió fascinada con la conquista de la corona número 18 del FAS. El equipo santaneco, que venció en la tanda de penales al Alianza este 30 de mayo, esperó 11 años para volver la levantar una copa como monarca del fútbol nacional.

Fuente: elsalvador.com

Seguir leyendo

Popular