Saltar al contenido

Tu futuro se construye con el presente

Ahorrar es una disciplina y pocos la tienen. La vejez, invalidez o muerte son eventos que requieren de un fondo y las administradoras del fondo de pensiones lo garantizan.

Sin importar el total de los ingresos, es importante destinar un porcentaje mensual para afrontar el futuro. Sin embargo, resulta cuesta arriba hacerlo por cuenta propia.

Por cultura, la mayoría de latinoamericanos que llegan al final de la vida productiva  pasan por alto que, a mayor edad, más problemas de salud  y enfrentan un retiro con poco o sin recursos económicos.

Quienes  logran ahorrar por sus propios medios terminan a corto o mediano plazo, ocupando ese dinero en eventualidades y  quedan en desventaja en la vejez o invalidez.

Por ello, el tema del retiro laboral es importante y debe ser una prioridad al inicio  de la edad productiva para que los ahorros generen rentabilidad a largo plazo al ser administrados por los fondos de pensiones.

Ese es el principal objetivo del ahorro previsional y Juan Carlos Delgado, representante de la Superintendencia del Sistema Financiero, considera que al ser de obligatoriedad, el trabajador tiene la seguridad que podrá cubrir ciertas contingencias en la vida, por ejemplo, vejez, invalidez y la muerte.

“Los fondos de ahorro para pensiones son a largo plazo y no pueden ser destinados a otros fines. El artículo 50 de la Constitución dice que se deben garantizan los derechos de la seguridad social de cada persona”, señala Delgado.

Invierte en tu retiro                                                                 

Esos recursos tienen como objetivo financiar la pensión futura que recibirá el trabajador, producto del aporte en una cuenta individual que permite acumular dinero y rentabilidad futura.

Esta inversión, rinde interéses superiores a los que podrían obtener si cada persona  los depositara en una cuenta bancaria normal. Por eso al ahorrar en una administradora del fondo de pensiones, el monto se multiplica.

Aparte del ahorro que acumula,  el trabajador se protege y también lo hace su familia, pues una parte de la cotización del empleador se usa, de acuerdo a la Ley, para contratar un Seguro de Invalidez y Sobrevivencia  en el caso  que sufra un accidente o una enfermedad de origen común.

Con este seguro se complementa el dinero que haría falta para financiarse una pensión de sobrevivencia o para financiar la pensión de los beneficiarios en caso que faltara.

Si está por iniciar la vida laboral, solicite asesoría a las administradoras del fondo de pensiones y decida por aquella que ofrezca los beneficios  considerados en la Ley: pensión de vejez, pensión de invalidez, pensión de sobrevivencia, entre otros beneficios.

El propósito es apoyar al trabajador para que en el momento en que pase a la fase de retiro o tenga alguna contingencia, tenga disponibles los recursos para sostenerse.