Saltar al contenido

Transporte público, un tema pendiente de solucionar

Hasta ahora, las reuniones del gobierno y los empresarios del transporte público han sido estériles.

Todos los días, los usuarios se quejan del mal servicio, de unidades en pésimo estado, la contaminación ambiental que provocan, las infracciones a la ley de tránsito y las numerosas
víctimas de accidentes ocasionados por los motoristas de las unidades, ya sea buses o microbuses.

Los gobiernos anteriores han fracasado en el intento de llegar a una solución definitiva de la
crisis del transporte. Se han conformado, comisiones, mesas de diálogo con el sector mayores
sin acuerdos.

Tal parece que nadie quiere responsabilizarse sobre esta problemática, mientras tanto los
usuarios terminan cargando con los costos de la disputa entre el gobierno y transportistas.

En cada forcejeo surgen amenazas por parte los transportistas y de no alcanzar sus objetivos,
estas se concretizan en aumento al pasaje sin autorización del Viceministerio de Transporte y
los paros, pese a gozar del subsidio por parte del Estado.

Cabe señalar que los fondos de esta prestación provienen de la Contribución al Transporte (CONTRANS) que los automovilistas pagan por cada galón de combustible, equivalente a
$0.10, impuesto que se paga desde hace 10 años.

En el 2018, los empresarios pidieron que “triplique la compensación que reciben para microbuses, que en este momento es de $200 y llegue hasta los $650 y también para los buses, que actualmente es de $400, piden que llegue hasta los $1,260. Los empresarios, en el comunicado, dicen que desde el 2008 «los gobiernos de turno no han tenido la voluntad de revisar la tarifa». https://www.elsalvadortimes.com/articulo/politicos/gremiales-trasporte-piden-aumento/20180605153621042603.html

La Asamblea Legislativa aprobó, el pasado 22 de diciembre 2019, una prórroga de seis meses más para subsidiar el transporte de pasajeros (buses y microbuses) sin poner condiciones para que los empresarios mejoraran el servicio.

Los transportistas reciben $400por bus y $200 por microbuses en concepto de subsidio, montos
que según ellos es insuficiente para prestar el servicio a la población, sobre todo por el pago de extorsiones de la que son víctimas.

La nueva mesa de negociación

A casi siete meses de la administración Bukele, las exigencias de los transportistas no se han hecho esperar y recientemente amenazaron con un paro al transporte si no se incrementa el subsidio, de lo contrario aumentarían en pasaje.

La amenaza surge luego de que el Ministerio de Obras Públicas ordenara la suspensión de unidades por varias infracciones que violan la Ley de Transporte Terrestre. https://www.laprensagrafica.com/elsalvador/Suspenderan-subsidio-a-varias-rutas-del-transporte-publico-20191119-0942.html

La respuesta del mandatario Nayib Bukele no se hizo esperar y como es costumbre lo hizo través su cuenta de Twitte: «Es falso que mañana vaya a haber un paro de transporte público”, acompañado de una advertencia: “pobre de aquel que se le ocurra hacer un intento de uno”.

Según funcionarios de gobierno, la Mesa Integral del Sector Transporte está integrada por el ministro de Obras Públicas, el viceministro de Transporte, el ministro de Trabajo, representantes de los motoristas, ministro de Seguridad, el director de la Policía Nacional Civil (PNC) a fin de abordar como la seguridad y extorsiones.

Para el titular del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Romero Rodríguez, el objetivo de la Mesa
de Transporte es buscar el beneficio del 70 % de la población que hace uso de este servicio, pero que tiene muchas aristas en las cuales se debe mejorar.

Además se investigaran la asignación del subsidio al transporte público y la adjudicación del Sistema Integrado de Transporte Metropolitano de San Salvador (SITRAMSS), ya que según palabras del fiscal general Raúl Melara, “son casos de gran impacto de corrupción en El Salvador».