Saltar al contenido

Secretario de Prensa de Casa Presidencial, Ernesto Sanabria, acusado por violencia contra la mujer

El Juzgado de Instrucción Especializado para una Vida Libre de Violencia y el Juzgado
de Paz de Colón, en el departamento de La Libertad, tienen un proceso en contra
este funcionario del gobierno de Nayib Bukele.

La expareja del ahora Secretario de Prensa, Alejandra Patricia Rivas denunció ser víctima de violencia física, psicológica y amenazas a muerte en el 2018, año en el que se desarrollaba la campaña electoral, previo a las elecciones presidenciales.

De acuerdo al testimonio de Rivas, según documentos judiciales del caso, las discrepancias de
la pareja comenzaron en el 2017, pero un año después la situación trascienda a tal grado de
poner su vida en peligro, pues “él siempre se encontraba bajo los efectos de drogas y alcohol”.

En febrero del 2018, relató la ofendida que Sanabria “llego a la casa a insultarla frente a sus hijas y le dice, sos una puta… me estás engañando y ya fuera de control, la agarró del cuello y le daba golpes en la cabeza y le dijo: te voy a matar y nadie se dará cuenta dónde te voy a enterrar después, él se fue de la casa antes que llegara la policía.

En los documentos judiciales se señala que un mes después del incidente, el Secretario de Prensa de la Presidencia solicitó en un juzgado de paz, que desalojaran a su expareja de la vivienda donde habían estado juntos.

Sin embargo, las agresiones continuaron mediante llamadas telefónicas y mensajes de texto, en los que le recordaba su posición de poder: “Le dijo que él puede comprar la justicia en el país y que la puede hacer mierda. Y le dijo: si no te he mandado a matar, es porque el primer sospechoso voy a ser yo”.

Lo que llama la atención, es que la denuncia por violencia familiar contra Sanabria, no sólo fue conocida por la Fiscalía. Además, la Policía Nacional Civil, fue notificada, pues la víctima recibió medidas de protección.

Dichas medidas fueron giradas en octubre del 2018 en el que se le pide se abstenga de hostigar, perseguir, intimidar, amenazar o realizar otras formas de maltrato contra Alejandra Rivas.

Para la experta en el tema y exdirectora del Instituto Salvadoreño de Desarrollo de la Mujer, ISDEMU, Julia Evelyn Martínez, el país tiene los índices más altos de feminicidios en Latinoamérica
y que es “extremadamente grave” que una persona que hace este tipo de amenazas ocupe un
cargo público importante en el Gobierno.

“Cuando un funcionario público amenaza a una mujer, solo por el hecho de que lo haga, el mensaje que está enviando es sumamente grave. No solo porque está reforzando un mensaje de odio hacia la mujer, sino porque también se está reforzando la impunidad en el país que se está reforzando desde el Estado”, manifestó Martínez.