Connect with us

Corrupción

Salvadoreños ven corrupción y autoritarismo en el gobierno de Bukele.

La población aprueba la gestión del mandatario, pero señalan la existencia de corrupción y autoritarismo, según encuesta de la UCA.

A juicio de la población, el presidente no hace lo “suficiente para combatir la corrupción y también manifiestan estar en desacuerdo con el autoritarismo con el que conduce rumbo del país.

Para el rector de la UCA, Andreu Oliva, sería la primera vez que los salvadoreños encuestados apuntan la corrupción de la administración Bukele, ya que tienen la percepción que el jefe de Estado no hace nada para combatirla.

Durante la presentación de los resultados de la última encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP), un 10.4% de los salvadoreños aseguran que la corrupción y la falta de transparencia de esta gestión es el principal problema que actualmente enfrenta El Salvador.

Asimismo, otro 36.8% ve mucha o algo de corrupción en el gobierno de El Salvador. Mientras que el 38.3% afirma que también hay corrupción en la Fuerza Armada y casi la mitad de la población (49.5%), advierte que hay corrupción en la Policía Nacional Civil (PNC).

Un dato que llama la atención, es que la mayoría capitalinos rechazan que un gobierno autoritario puede ser mejor que uno democrático.

El vicerrector de Proyección Social de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), Omar Serrano, revela que la opinión de los salvadoreños del municipio de San Salvador es mucho más crítica que la del resto del país.

El 65.9 % de los capitalinos están en desacuerdo o muy en desacuerdo con la afirmación de que “en algunas circunstancias un gobierno autoritario puede ser mejor que uno democrático”.

Sobre la calidad democrática de los salvadoreños que viven en el municipio San Salvador, los datos del estudio de opinión, detalla que un 87.1 % está de acuerdo o muy de acuerdo en la frase de que “la democracia tenga problemas, pero continúa siendo la mejor forma de gobierno”.

El padre Oliva, señala que la opinión pública comienza a ver la existencia de prácticas corruptas y el autoritarismo en el gobierno que dirige Bukele.

Seguir leyendo

Corrupción

Bukele se promueve como “presidente de la paz” al igual que Nicolás Maduro en Venezuela.

Para desviar la atención del atentado contra la militancia del FMLN en el que se involucra a la seguridad del ministro de Salud, el mandatario imita al dictador venezolano con el hashtag #NayibPresidenteDeLaPaz.

En noviembre de 2019, a casi cinco meses de asumir la presidencia en El Salvador, Nayib Bukele, reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela e inicio una confrontación política con Nicolás Maduro.

En ese cruce de palabras por twitter, Bukele se jactó de ser un presidente electo democráticamente y criticó que el régimen de Maduro realiza violaciones sistemáticas de los derechos humanos contra su pueblo.

Sin embargo, en tema de violaciones a derechos humanos, transparencia y corrupción, el mandatario salvadoreño se ha quedado corto y cada día, adopta políticas muy parecidas a las del gobernante venezolano.

El gobierno de Bukele no solo comparte a un grupo de asesores que impulsaron el golpe de estado en el país petrolero y que están involucrados en casos de malversación de fondos, sino que replican las mismas estrategias populista de su homólgo Nicolás Maduro para causar un desgaste político a los partidos de oposición.

Así que no es extraño que días después de los atentados a los militantes del FMLN, en el cual perdieron la vida dos de ellos, Bukele impulsa en redes sociales la etiqueta #NayibPresidenteDeLaPaz, un eslogan que ocuparon también en el régimen chavista el año pasado.

Con esta estrategia, tanto Maduro como Bukele buscan salir de la agenda política de violencia en su país. En el caso de El Salvador, el mandatario teme una reducción de votos el próximo 28 de febrero.

Además, ha caído en una serie de contradicciones en cuanto a los actos violentos del pasado domingo contra la caravana del partido FMLN y que lo responsabilizan directamente.

Ante esta situación, poco favorable para su comprada imagen populista, la cual se vio afectada por el hashtag #BukeleAsesino que lo supero en twitter, sus asesores venezolanos lanzaron #NayibPresidenteDelaPaz, con la ayuda de numerosas cuentas falsas.

El auto nombrarse “Presidente de la paz”, no guardar una relación de consonancia con sus discursos “incendiarios”, que incitan al odio y a la violencia. Además, en reiteradas ocasiones ha amenazado a diputados y Magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

En agosto de 2020, el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional (IIDC) y la organización Human Rights Watch (HRW) rechazaron las frases que el presidente salvadoreño durante una cadena nacional de radio y televisión, en contra de cinco jueces del Poder Judicial.

Durante la cadena nacional, el presidente exclamó: «me llaman dictador. ¿Dictador? Los hubiera fusilado a todos…, declaraciones que lo hacen cada vez más parecido a su rival venezolano.

Este patrón autoritario, motivó a que los ciudadanos salvadoreños solicitaran el cierre de la cuenta de Bukele por considerar que alienta el odio político  en las bases de su partido y funcionarios, quienes replican el mismo discurso.

«Nayib Bukele, presidente de El Salvador, ha venido utilizando la plataforma de twitter para ordenar acciones que violen los derechos humanos. Esto es según las organizaciones internacionales de derechos humanos (Human Rights Watch y ONU Derechos Humanos)», expresa parte de la petición.

Cabe señalar que en el 2013. El ahora presidente salvadoreño, siendo alcalde de Nuevo Cuscatlán, declaró en su cuenta de twitter que era un fiel admirador del dictador Maduro y según analistas, la copia autoritaria de Bukele busca disolver un poder de estado como es el legislativo para instaurar una dictadura poniendo sus propios diputados que “arrodillados” al presidente.

Por lo que el reciente atentado, podría interpretarse como un “acto intimidatorio” para acorralar a sus adversarios políticos, incluso las victimas que sobrevivieron al ataque armado, manifiestan su temor al declarar.

Seguir leyendo

Corrupción

Nuevas Ideas y funcionarios ignoran los atentados y replican mensajes de Bukele

Mientras la comunidad internacional, cuerpo diplomático y la sociedad civil condenaron los atentados hacia la militancia del FMLN, el oficialista restó importancia a los hechos, incluson a la invitación de la Fiscalía girada a los institutos políticos en contienda electoral.

Un hecho de sangre opaca la contienda electoral en El Salvador, luego que personal de seguridad del Ministro de Salud, Fracisco Alabí, fueran señalados de atacar a simpatizantes del partido Farabundista.

Esta situación, llamó la atención no solo de la comunidad internacional sino también de la Fiscalía General de la República, la cual convocó a una reunión a los dirigentes de los partidos políticos.

Sin embargo, el partido de Nuevas Ideas liderado por el primo del presidente Bukele, fue el único que restó importancia a la reunión y no es de sorprender, ya que los funcionarios de gobierno y la militancia obedecen solo instrucciones del Presidente.

El desinterés y el silencio de NI ante la muerte de salvadoreños, envía un frío mensaje a la ciudadanía que revivió la guerra el pasado domingo y critican las palabras del mandatario a quien se le acusa de incitar a la violencia y fomentar el odio político contra sus adversarios.

Un claro ejemplo de ello es que ni el mismo Bukele lamentó el atentado, tampoco se solidarizó con las familias de las víctimas, sino que continuó con mensajes de confrontación, que replicaban sus funcionarios.

Por ejemplo, la reacción del presidente de CEPA, Federico Anliker, no abonó nada a lo sucedió, por el contrario, “atizó más el fuego” al publicar en twitter “Hoy se quieren pintar como blancas palomas. ¡No jodan!”, indicó. “Los escuadroneros y los guerrilleros asesinos al parecer tienen memoria corta”, escribió en su cuenta.

El ministro de Salud, siguió la misma directriz y únicamente retuiteó el comentario del presidente Bukele, quien escribió, a las 7:32 p.m. del domingo, una hora después del ataque: “partidos moribundos” cayeron bajo y “han puesto en marcha su último plan”, incluso lo llamó autoatentado.

Felix Ulloa, sigue ese mismo guión y el mismo día del atentado, se reunió con veteranos de guerra, en una de las calles cercanas donde ocurrió el atentado y utilizó las mismas frases incendiarias “estamos en una nueva guerra con nuevos actores, la cual debe ganarse el próximo 28 de febrero.

 “La insinuación del presidente de que el mismo FMLN organizó el ataque para quitarle votos es de las acciones más dañinas para la democracia de nuestro país desde que dejamos la guerra atrás” cita la nota editorial de alharaca.sv,titulado “gobernar con odio”. https://www.alharaca.sv/descompases/gobernar-con-odio-tiene-consecuencias/

Desde su llegada al poder, Bukele se ha enfrascado en una guerra digital contra sus adversarios políticos, desde donde sus seguidores se ponen a la orden del gobernante para defender sus ideales para que lidere sin tropiezo.

Ante la amenaza de más hechos de violencia, Raúl Melara, fiscal general, habló de realizar la firma de un convenio de no agresión y de no violencia en el que se podría involucrar la comunidad internacional, la iglesia católica y a los tres órganos del Estado”.

Organizaciones sociales ven retroceso

Para las organizaciones sociales mostraron su indignación por el atentado y remarcaron el rol del presidente al incitar al odio a través de sus redes sociales. “Este acontecimiento, ineludiblemente nos hace retroceder a la década de 1970, cuando la intolerancia política y social trajo consigo innumerables violaciones a los derechos humanos, temor y terror generalizados”, escribió FESPAD.

Otro pronunciamiento fue de parte del Movimiento Popular de Resistencia 12 de Octubre (MPR12) que cito: “Lo del 31 de enero es una escalada de violencia que viene gestándose desde hace un año. Como antecedente de lo último que ha ocurrido podemos mencionar dos hechos: la provocación de un grupo de maras contra las y los participantes en la marcha popular del viernes 22 de enero y el atropello con carro contra el candidato a alcalde del FMLN de Chalatenango y su esposa en el marco de un mitin político”.

CRIPDES, montó postura y compartió: “Exigimos la pronta investigación a ambos casos y el peso de la justicia para los autores de estos hechos criminales, así también pedimos el apoyo a organizaciones internacionales para demandar justicia”.

Finalmente, el director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA, el padre José María Tojeira dijo: “Asesinar en la vía pública, ante numerosos testigos y en contexto electorales un acto brutal y salvaje que daña especialmente la convivencia democrática. Investigar, perseguir y detener es ineludible. Elecciones manchadas de sangre serían repugnantes. La justicia camino único” enfatizó

Seguir leyendo

Popular