Saltar al contenido

Salvadoreños varados, promesa no cumplida

La espera continúa para los connacionales que aún permanecen en diferentes países ante la negativa del gobierno para retornarlos.

A principios de abril, la Sala de lo Constitucional ordenó al gobierno que debería diseñar un plan para traer a los salvadoreños en el exterior que no hayan podido regresar y que debería ser gradual.

En esa misma semana, el presidente Bukele afirmó en cadena nacional que no se tenía la capacidad para traer a todos los salvadoreños varados, porque los centros de contención colapsarían.

Sin embargo, Conan Castro, secretario jurídico de la presidencia,  dijo a mediados de abril, que el retorno comenzaría el uno de mayo y que serían de manera gradual, pero la realidad de los connacionales es la misma.

Para los familiares de los afectados, el gobierno solo ha dilatado el tema sin mostrar mayor interés en la repatriación como lo han hecho en los países vecinos de Guatemala y Honduras.

Señalan también que el argumento de colapso en centros de contención no tiene lógica, ya que a estas alturas el mismo gobierno dice que centenares están saliendo de los mismos, por lo tanto quedan espacios en los casi 100 albergues para alojarlos y que cumplan con los protocolos establecidos.

También desvirtuaron que pueden estar contagiados, de ser así, ya se tendrían los reportes de las autoridades en cada país. Analistas de la realidad nacional y políticos coinciden que es falta de voluntad de las autoridades salvadoreñas.

Sala da ultimátum gobierno

Desde  abril, la Sala ordenó al Gobierno que diseñe un plan para el retorno 4,800 connacionales que están varados en otros países, según Cancillería.

Por su parte, el ministerio de Relaciones Exteriores junto a otras instituciones ligadas a la la repatriación presentaron el plan, pero la  semana recién finalizada el máximo tribunal la rechazó e hizo observaciones.

En la resolución de los Magistrados, especifican que no tiene fechas definidas ni consigna la cantidad de personas que prevén retornar. Además subraya que las repatriaciones no podrán ser puestas en carácter de «suspendidas» y deben iniciarse según el plazo que se determine.

El mismo fue vetado por el presidente salvadoreño, Nayib Bukele y devuelto al pleno legislativo, quienes superaron el veto presidencial para permitir su retorno.

Salvadoreños en medio de pugna de poderes

En medio de la disputa entre los tres poderes del Estado se encuentran los compatriotas que debido al cierre del Aeropuerto ante la pandemia no lograron retornas.

Carolina Recinos, Comisionada Presidencial, manifestó que les tomaría unas 14 semanas retornarlos, es decir tres meses más fuera del país, sin precisar si recibirían asistencia para mantenerse en esas naciones.

De los 4,800 connacionales, según el censo inicial de Cancillería, hoy son 2,890 personas (boleto comprando para regresar a partir del 17 de marzo)  en 80 países, de los cuales, 1,200 están en condiciones de vulnerabilidad por lo que serán los primeros en retornar.

Manuel Carraza a través del movimiento #VaradosSV, aclaró que “No tenemos bandera política, todos somos azul y blanco y lo único que pedimos es que se cumpla con nuestros derechos a regresar a nuestro país, ver a nuestras familias, y muchos ya no tienen para comer ni donde quedarse, no van a aguantar 14 semanas más”.

Asimismo, aclaró que gracias al gobierno de Argentina  ayudó a repatriar a 100 salvadoreños y que hoy llegaría otros 23. “Sentimos mucha pena que nuestro gobierno  lo anuncio como un logro de ellos”.

Una nota del periódico digital Liberal, desmintió que en el vuelo Panamá vinieran 100 salvadoreños, cuando en realidad solo eran 23, el resto eran del país vecino de Honduras.

Muchos de los vuelos que el gobierno se atribuye, son viajes humanitarios, mientras otros son deportados y no salvadoreños varados en el extranjero como lo hacen creer.