Saltar al contenido

Sala anula pruebas de PCR para ingresar al país. Bukele amenaza con cerrar aeropuerto

El mandatario salvadoreño ha decido mantener las restricciones para los viajeros que ingresen al país y quienes deberán presentar la prueba de covid-19 negativa para su admisión.

La resolución de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anula la decisión del gobierno que buscaba “inadmitir” a los salvadoreños y extranjeros con residencia definitiva en el país que no presentaran una prueba de PCR negativa a covid-19.

El máximo tribunal basa su fallo en el Artículo 5 de la Constitución, en el cual dicta que “no se podrá expatriar a ningún salvadoreño, ni prohibírsele la entrada en el territorio de la República, ni negársele pasaporte para su regreso u otros documentos de identificación”.

Por lo tanto, “Suspéndense los efectos de las decisiones adoptadas por las autoridades del Ministerio de Salud, Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma y Dirección General de Migración y Extranjería –entre ellas, la circular identificada con la referencia 024/2020, suscrita el 11 de septiembre de 2020 por el encargado de la Gerencia Aeroportuaria de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma–, consistentes en inadmitir el ingreso de los salvadoreños y extranjeros con residencia definitiva en el país, que no presenten a su arribo al Aeropuerto Internacional San Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, o a cualquier otro punto autorizado de ingreso, una prueba de PCR que dé negativa en COVID-19”, reza la resolución.

Sin embargo, el mandatario calificó la resolución como “un atropello” al Estado de derecho y asegurar que ésta le resta facultades al gobierno. “Nuestro país no puede aceptar miles de viajeros diarios sin control”, citó en su cuenta de twitter.

Al mismo tiempo, amenazó con cerrar nuevamente la terminal aérea Monseñor Romero, si los viajeros no presentan la prueba solicitada, la cual tendrá que ser tomada con 72 horas de anticipación, incluídos los salvadoreños.

Seguidamente, el gobernante escribió un hilo de tweets donde afirmó que “ningún derecho es absoluto”, refiriéndose a la libertad de circulación, y agregó además que no pedir una prueba de COVID-19 a la llegada al país, “sería sumarle miles, o al menos cientos de contagios, a los 80 o 90 que estamos teniendo a diario”.

La declaración del presidente Bukele fue interpretada por el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco como “un nuevo berrinche de @nayib bukele: amenaza con cerrar el aeropuerto si no se cumplen sus caprichos inconstitucionales”.

“De paso desacata otra vez a la Corte Suprema, que ordena proteger los Derechos constitucionales de los salvadoreños. La Constitución está por encima de Bukele”, afirmo Vivanco.

Para el diputado René Portillo Cuadra, la Sala dictó una medida cautelar, donde le prohíbe al gobierno exigir una prueba PCR a toda persona, pero lamenta que el gobierno siga insistiendo en violar los derechos de las personas.

“Ahora se le ha ocurrido que quiere cerrar el Aeropuerto, esa medida también es inconstitucional porque priva del derecho de viajar y de entrar al territorio del país a los salvadoreños. El presidente tiene que entender que El Salvador no es su finca ni su empresa, aquí hay reglas de orden legal y constitucional que se deben de respetar y una de esas cosas son los fallos judiciales”, puntualizó Portillo Cuadra.

El aeropuerto internacional Óscar Arnulfo Romero, reabrirá a los vuelos internacionales de pasajeros el próximo sábado, luego de un cierre de seis meses debido a la pandemia de covid-19.

El Salvador, que fue el primer país en Centroamérica en cancelar los vuelos, el 17 de marzo, permitirá las salidas y entradas de pasajeros mediante la aplicación de un protocolo sanitario.

La Corte ha declarado “inconstitucionales” diferentes decretos promulgados por el presidente Nayib Bukele relacionados con libertades constitucionales, entre ellas, el libre tránsito.