Saltar al contenido

PROES: El único plan quinquenal del gobierno es el de imagen y publicidad de Bukele.

El gremio de Profesionales por la Transformación de El Salvador, afirman que el gobierno no tiene una ruta definida. Los informes presentados por los titulares a la Asamblea Legislativa son  “vacios”.

El Economista y miembro de PROES es contundente al señalar que Salud, Educación y Economía carecen de un plan para los próximos cinco años y que los titulares que llegaron a rendir su informe ante el congreso se limitaron a realizar propaganda electoral y confrontar con los diputados.

Asimismo, recalcó que “ningún funcionario habló de un plan general del gobierno, es decir que no tienen plan de cinco años. No se habló nada de un plan de salud, no hay plan de educación, ni plan económico.

Es más, el mismo, presidente reconoció que no tenían un plan e hizo una petición  al gabinete económico para presentar uno, con la ayuda de un especialista, pero a la fecha no se ha elaborado.

Lo que si hay dijo, Villalona,  en un programa radial, es el plan de imagen y publicidad del mandatario, al tiempo que aseguró  haber analizado  dichos informes presentados, los cuales fueron vacíos y manipulados. “Hubo más propaganda que información verídica y sustentada”.

En su lugar, sostiene el economista, los funcionarios trataron de “opacar la mala situación que enfrenta el país y se adjudicaban obras iniciadas y concluídas por la gestión anterior. Algunos de los informes fueron más retórica y sin fuentes que verifiquen los datos”.

Uno de ellos, el presentado por Rogelio Rivas, ministro de Seguridad, cuya participación le restó seriedad y carencia de información, solo retomó nuevamente el tema de inversión para la Fase II del Plan Control Territorial.

El especialista, explicó que para la Fase I tuvo un refuerzo presupuestario de $30 millones, en diciembre se le autorizó $91 millones para la Fase II, pero el gobierno no ha buscado, a seis meses, la fuente de financiamiento que es su responsabilidad.

A esta cantidad se suman los $109 millones de la discordia que llevó al presidente a dar un golpe de Estado desde la Asamblea. “Hoy manda al ministro de Justicia para meter la idea de que la Asamblea traba los recursos públicos, esa es una manipulación”, acotó Villalona.

Las irregularidades en economía también fueron analizadas por el miembro de PROES, quien enfatizó que hubo manipulación de información de algunos temas, como la pérdida de confianza del sector privado, la supuesta recuperación de confianza de Estados Unidos y Europa, reducción de la tarifa eléctrica, la cual está condicionada cada tres meses.

“El Gobierno no ha hecho ninguna inversión de proyectos energéticos. Si el 80 % de la energía eléctrica viene de energía renovable, este viene del gobierno anterior, porque en este gobierno no se ha aprobado ningún proyecto energético”, detalló.

Además, aclaró que el gobierno de El Salvador no reduce la energía, el precio de ésta dependerá de la evolución de los precios internacionales de petróleo.

En cuanto a la participación de la ministra de Desarrollo Local, María Chichilco, quien  se dedicó a amenazar a los diputados, manifiesta que no dio ni un dato.

Sobre el tema de la corrupción, el análisis del representante de PROES parte de la sobrevaloración del Hospital El Salvador, el cual presenta irregularidades en su construcción o adecuación, así como la compra de insumos médicos a empresas familiares de titulares de Gobierno.

Los cuestionamientos en la entrega de los $300 a 100,000 familias, tampoco pasó por alta en esta organización, ni la eliminación de13 programas sociales que beneficiaban a la población de menos recursos.

Estas decisiones, son calificadas como erróneas, al igual que los  13 millones de dólares que debe a la  Universidad de El Salvador y  recorte al dinero a los paquetes escolares que benefician a la población de escasos recursos económicos.

Finalmente, apuntó que el gobierno ha tenido desaciertos en el tema de política exterior, al mantener una constante confrontación con los gobernantes de naciones las Venezuela, Nicaragua, México y Costa Rica.