Saltar al contenido

Prioridades de Presidencia en la pandemia: Café gourmet, té, cremora y azúcar.

Los gustos refinados de los funcionarios de gobierno se dejan en el monto de la compra que asciende a $134,866.86.

Cada día, circula información en redes sociales relacionadas con los gastos que la administración Bukele realizó durante y después de la crisis sanitaria, los cuales sigue sin justificar y revela indicios de corrupción.

Información publicada en el Portal de Transparencia, detalla cuatro órdenes de compras por montos que rondan los $15,648.02 hasta los $52,941.60 y se especifica que el suministro de café, azúcar, té y cremora es para el consumo del personal de la institución y sus dependencias, esto en medio de la pandemia por el COVID-19.

Además, las solicitudes tienen especificaciones técnicas por la Presidencia, entre estas, que el café sea categoría gourmet, tostado y molido, presentación de una libra y empaquetado laminado.

En las exigencias de calidad de presidencia también puntualiza que el grano de café debe de ser de una altura de 1400 sobre el nivel del mar e incluir el departamento o país de procedencia del producto, el cual debe estar empacado al vacío, viñeta de marca con su respectivo número de registro.

Lo que llama la atención es que aparte de las características del café, Presidencia sugiere que el grano sea de altura y cita dos variedades: Tekesic (bourbon mejorado) o Pacamara.

Las órdenes de compras corresponden al 19 de junio del 2020 y de acuerdo a la información del Portal de Transparencia, Presidencia realizó cuatro compras, todas bajo el código BOLPROS-13/2020/PR, la primera por un valor de $34,335.60, asignada a Inversiones Geko S.A. de C.V.

Para la segunda compra se destinó $15,648.06 dólares y fue otorgada a María Susana Mejía, mientras que la tercera orden tuvo un monto de $52,941.60 para María Guillermina Jovel. A la última compra se asignaron $31,941.60 a José Edgardo Hernández Pineda.

En total, Presidencia sumó un total de $134,866.86 dólares a las arcas del Estado y se realizaron a través de la Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador (BOLPROS), gastos qué según comentarios en redes sociales, podrían haberse reducido, sobre todo por la falta de liquidez que dice el Ejecutivo y el ministerio de Hacienda dicen tener.