Saltar al contenido

Nayib Bukele aprovecha los desastres naturales como estrategia política

Las elecciones para diputados y alcaldes hacen correr al presidente, quien promete construir, en cuatro meses, casas a los afectados por la tormenta ETA, mismo ofrecimiento que hizo a los habitantes de Nuevo Israel.

Una constante del mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, es hacer ofrecimientos en medio de la desesperación de la población para sacar ventaja política en las próximas elecciones, claves para mantener el control absoluto en las decisiones de país.

Durante la cadena nacional de ayer, nuevamente prometió construir viviendas de las personas que resulten afectadas por la depresión tropical ETA que amenaza el país.

Sin embargo, para sus críticos se trata de solo una estrategia más para asegurar los votos y reponerse de los señalamientos de corrupción que pesa sobre su nublada gestión.

En mayo pasado, luego de la tormenta Amanda, el gobernante prometió una inversión de $10 mil a las familias de la comunidad Nuevo Israel que resultaron afectadas por las lluvias, pero esta nunca llegó.

Bukele dijo en esa ocasión que “no más termine la tempestad, esto puede tardar lo más uno 15 días», refiriéndose a la construcción de las mismas, las cuales a seis de retraso mientras las familias continúan albergadas en un centro educativo.

La historia se repite nuevamente donde se comprometió a construir 135 viviendas a damnificados de Nejapa y que “nadie va a pagar nada por eso”, al tiempo que sentenció con un gesto de mano que “las quiere ya en construcción”.

Esta vez, dio un plazo de cuatro meses, justo antes de las elecciones, para que las de 400 casas dañadas por la tormenta Amanda y Cristóbal sean construídas, aunque inicialmente eran mil, de las cuales la mitad serían reparados techos.

Para estas últimas, el 3 de junio, los titulares de vivienda y Obras Públicas urgieron a la Asamblea la ratificación del prestado- donativo de $26 millones del Banco de Desarrollo Alemán para reconstruir las casas, reparar cárcavas y puentes, algo que aún no sucede.

Las redes sociales reprochan los ofrecimientos del mandatario y sentencian que “promete más de lo que es capaz de cumplir”, aunque probablemente hoy sea realidad ante la urgencia de ganar alcaldías y diputaciones.

También le recordaron al mandatario que aún tiene pendiente el proyecto de las casas ofrecidas a la comunidad El Espino al principio de su mandato.