Saltar al contenido

Miguel Lacayo: Acuerdos comerciales y el empleo

Toda oportunidad de negocio implica también generación de empleo y desarrollo del comercio e industria nacional.

Los Tratado de Libre Comercio con otras naciones propician una mayor apertura comercial y un incremento considerable de nuestras exportaciones hacia los mercados internacionales.

Gracias a estos procesos de negociación, los productos salvadoreños se abrieron camino, favoreciendo la generación de empleos y atraer un mayor número de inversiones extranjeras.

Nuestras principales exportaciones comenzaron con los textiles, ropa, café, camarones, azúcar y el cada vez más dinámico rubro de productos no tradicionales, las cuales tienen un crecimiento importante.

En Estados Unidos, una de las naciones con las que El Salvador tiene un acuerdo comercial, los salvadoreños constituyen en un sector importante en la relación comercial entre ambas naciones.

Se dice que uno de cada cuatro salvadoreños, es un fuerte consumidor de productos nacionales y la demanda también ha crecido.

Por ejemplo, hay un importante mercado que consume pupusas, loroco, quesos, refrescos, preparados en polvo, dulce de panela, chocolates, boquitas.

Otro de los productos que despierta nostalgia y que tienen aceptación son las artesanías y productos de los sectores textil y de la confección.

“Con el TLC, se han incrementado nuestras exportaciones, hay generación de nuevos empleos para desempeñar la nueva y adicional actividad exportadora que va en aumento”.

Sin embargo, es importante mantener esa relación comercial dinamizada para que más empresas incursiones en esta forma de hacer negocios.

Cada uno de los acuerdos comerciales que el país suscribió con varias naciones “constituye asimismo en el mejor legado, como complemento indispensable para el fortalecimiento de la democracia. Asimismo, es el único sistema de gobierno capaz de ofrecer, al mismo tiempo, los beneficios tangibles de la libertad”.

Toda oportunidad de negocio implica también generación de empleo y desarrollo del comercio e industria nacional.

Los Tratado de Libre Comercio con otras naciones propician una mayor apertura comercial y un incremento considerable de nuestras exportaciones hacia los mercados internacionales.

Gracias a estos procesos de negociación, los productos salvadoreños se abrieron camino, favoreciendo la generación de empleos y atraer un mayor número de inversiones extranjeras.

Nuestras principales exportaciones comenzaron con los textiles, ropa, café, camarones, azúcar y el cada vez más dinámico rubro de productos no tradicionales, las cuales tienen un crecimiento importante.

En Estados Unidos, una de las naciones con las que El Salvador tiene un acuerdo comercial, los salvadoreños constituyen en un sector importante en la relación comercial entre ambas naciones.

Se dice que uno de cada cuatro salvadoreños, es un fuerte consumidor de productos nacionales y la demanda también ha crecido.

Por ejemplo, hay un importante mercado que consume pupusas, loroco, quesos, refrescos, preparados en polvo, dulce de panela, chocolates, boquitas.

Otro de los productos que despierta nostalgia y que tienen aceptación son las artesanías y productos de los sectores textil y de la confección.

“Con el TLC, se han incrementado nuestras exportaciones, hay generación de nuevos empleos para desempeñar la nueva y adicional actividad exportadora que va en aumento”.

Sin embargo, es importante mantener esa relación comercial dinamizada para que más empresas incursiones en esta forma de hacer negocios.

Cada uno de los acuerdos comerciales que el país suscribió con varias naciones “constituye asimismo en el mejor legado, como complemento indispensable para el fortalecimiento de la democracia. Asimismo, es el único sistema de gobierno capaz de ofrecer, al mismo tiempo, los beneficios tangibles de la libertad”.