Connect with us

Corrupción

Más de $1,000 millones para atender pandemia ha recibido el gobierno de Bukele.

El 26 de marzo, la Asamblea Legislativa permitió que el gobierno de Bukele creara el Fondo de Emergencia y Recuperación y Reconstrucción Económica, dándole la herramienta para pudiera emitir títulos valores para obtener dinero y buscar otras fuentes de financiamiento, pero era necesario un comité que auditara los recursos..

Los recursos han sido en concepto de préstamos, donaciones, LETES Y CETES. Transparencia internacional habla de corrupción y pocos resultados positivos.

El 26 de marzo, la Asamblea Legislativa permitió que el gobierno de Bukele creara el Fondo de Emergencia y Recuperación y Reconstrucción Económica, dándole la herramienta para pudiera emitir títulos valores para obtener dinero y buscar otras fuentes de financiamiento, pero era necesario un comité que auditara los recursos..

Sin embargo, a la fecha el Ejecutivo no ha permitido que el grupo fiscalizador haga su trapajo y ha llevado las relaciones a un punto quiebre por la resistencia de rendir cuentas sobre los ingresos y egresos. Algunos miembros que renunciaron a la comitiva  afirman que nunca fue posible auditarlos.

Al respecto, Transparencia Internacional sigue de cerca el manejo de los fondos destinados para atender la pandemia y sus efectos en las economías de los países, incluyendo a Latinoamérica.

La Organización asegura que “mientras millones de fondos de covid-19 fluyen desde el Fondo Monetario Internacional, los presupuestos inflados y la poca supervisión crean una receta para la corrupción».

En El Salvador, dice, el Ejecutivo ha recibido más de $1,000 millones en calidad de préstamos, donaciones, LETES y CETES, para manejar la emergencia, documentando con ello posibles casos de corrupción.

Transparencia Internacional menciona casos emblemáticos como el Hospital El Salvador que se encuentra en construcción, compra de equipos médicos y distribución de alimentos, donde señalan pocos resultados positivos.

Aclaran que El Salvador  estuvo entre los primeros países en recibir fondos del Fondo Monetario Internacional y el gobierno se comprometió a rendir de manera formal la rendición de cuentas y transparencias de las mismas.

Este compromiso no es notorio en la administración de los recursos recibidos, por el contrario, «en lugar de fortalecer la competitividad y mejorar los negocios, el gobierno está creando un ambiente de confrontación con el sector privado, que no está contribuyendo a la recuperación económica», agregan.

Salud sin poder justificar Gastos

Sin un informe técnico, el ministro de Salud, Francisco Alabí habló de un gasto de $16.8 millones en pacientes que atienden en 400 camas de UCI por 12 días.

Además, manifestó  que el país invierte al día, $3,500 por los cuidados de un paciente en Cuidados Intensivos, cifra que  dista de la realidad, ya que es cuatro veces más caro que  en España, donde ronda los $825 o el triple en Colombia  que es de $1,140.

Tanto los costos como el número de camas en UCI no coinciden con los datos del Colegio Médico o el de SIMETRISSS, quienes aseguran que el país no cuenta con esos números de camas, ni menos con mil como lo afirmó Bukele.

Alabí acudió al congreso para obtener más recursos, pero la falta de transparencia en el uso, es una limitante para su aprobación y ser incluídos en los fondos del presupuesto de la Nación.

En la cadena nacional del 18 de marzo,  cuando se anunció el primer contagio, Bukele aseguró que habría “ mucho dinero fluyendo” para atender la pandemia y que la CICIES destacaría a 60 auditores para vigilar los fondos, pero es otra promesa sin cumplir.

En esa oportunidad aseveró que “el que toque un centavo, yo mismo lo voy a meter preso”, sin embargo solo procedió contra Jorge Aguilar y no al ministro  de Salud que firmó las ordenes de compras. Tampoco la ha hecho con las compras de botas de hule a la empresa de un pariente de Alabi.

Tanto Salud, Agricultura y Obras Públicas, entre otras dependencia de Estado, dejan dudas  sobre el destino de los fondos y en su afán de obtener más recursos, caen en contradicción alentando más los señalamientos de corrupción.

Corrupción

Nayib Bukele figura entre las 100 personas más influyentes según la Revista Times, pero no por buenas razones.

La revista Times ha publicado este día un listado de las 100 personas más influyentes del 2021, entre los que se encuentre el Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en la misma figuran personajes como Joe Biden, Simone Biles, Donald Trump, entre otros.

Pero figurar en esta lista no es sinónimo de beneficio para la imagen del presidente, ya que lo que lo caracteriza, según el pequeño artículo escrito por Daniel Lizárraga (periodista mexicano expulsado del país) es su autoritarismo, su palabra que se torna incuestionable, y de intentar contradecirle, él y su aparato propagandístico se encagará de destruir a quien lo haga en redes, y si insiste, perseguido y entregado a las autoridades.

La nota completa y traducida está acá:

«En el 23 de agosto, El Faro, el periódico salvadoreño del que soy editor, publicó una investigación sobre las negociaciones entre el gobierno del presidente Nayib Bukele y las pandillas de El Salvador . El presidente desestimó el informe en un tuit y luego acusó sin fundamento a El Faro de mentir.

Este es el talento de un presidente que no ha tolerado críticas ni oposición. En 2020, Bukele llegó al parlamento rodeado de soldados armados para presionar a los legisladores para que aprobaran su presupuesto. En mayo, ordenó la destitución de los jueces de la Corte Suprema, y ​​ahora, los nuevos nombrados han dictaminado que los presidentes pueden cumplir dos mandatos consecutivos.

El asalto del gobierno a El Faro, que también incluye mi expulsión del país en julio, tiene como objetivo castigar al periódico por el pecado de intentar entregar la mejor información a la gente. Para Bukele, las palabras del gobierno son incuestionables, y quien diga lo contrario primero es destruído en las redes sociales y, si insiste, entregado a las autoridades.

Lizárraga es periodista»

Seguir leyendo

Centroamérica

Romeo Lemus aparece en listado de periodistas que recibieron dinero del Estado

“Romeo, deberías ser más prudente. Tu nombre aparece en el mismo expediente de los políticos que detuvieron ayer. Esto aparece en un juzgado y lo tiene la fiscalía”, escribió Sergio Arauz, periodista de El Faro, como comentario a una publicación de Romeo Lemus Rivera, sobre la captura de cinco exfuncionarios del período presidencial del FMLN.

“Se llama #Justicia no se llama persecución política”. Tal era el comentario que Lemus hacía en su publicación en la cual recogió declaraciones del Fiscal General impuesto, Rodolfo Delgado, del ministro de Seguridad, Gustavo Villatoro, sobre las capturas de cinco funcionarios y el anuncio de órdenes de captura contra cuatro más, incluyendo la del expresidente Salvador Sánchez Cerén.

Lemus afirmó en su tuit que las capturas en mención eran un parteaguas, que los salvadoreños comenzaban a ver la justicia y que El Salvador necesitaba hacer justicia.

Sin embargo, el tuit de Arauz incluía una imagen en la cual, en la última línea aparecía el nombre de Romeo Lemus $1,500.00 total $90,000. Según el periodista de El Faro, ese documento se refiere a una lista de periodistas a quienes se les entrega mensualmente diversas cantidades en la casa “403” y que, según Arauz, es parte del expediente judicial con el que se está procesando a los exfuncionarios del gobierno anterior capturados.

Luego de esa publicación, Lemus publicó un vídeo en el que sostenía que si la difamación era el precio por denunciar al FMLN y a ARENA, estaba dispuesto a recibirla. Agregando que no se iba a detener en montajes o publicaciones falsas.

El Diario de Hoy intentó obtener la versión o posición de Lemus Rivera sobre su mención en el supuesto listado pero no respondió a la gestión realizada ayer a través de mensajería directa.

Empleado del actual gobierno

Romeo Lemus Rivera, según documentos oficiales, continúa como empleado del Consulado de El Salvador en Los Ángeles, Estados Unidos. En un documento del Portal de Transparencia de enero de este año aparece como asistente administrativo, pero en el “Directorio de representaciones diplomáticas consulares y misiones permanentes de El Salvador” publicado por Cancillería, aparece como “Asistente Administrativo designado como Agregado de Prensa y Comunicaciones”.

El puesto en el que aparentemente está Lemus Rivera le fue otorgado durante el periodo presidencial de Sánchez Cerén, afirmaron fuentes de Cancillería.

El Diario de Hoy intentó corroborar oficialmente con Cancillería, si Lemus Rivera sigue en el cargo; la encargada de prensa prometió gestionar el dato pero al cierre de esta nota no se tenía respuesta.

Seguir leyendo

Popular