Saltar al contenido

Marchas de trabajadoras rompen cuarentena con aval del gobierno

Sindicalistas que apoyan al gobierno recorrieron las calles en caravanas y marcharon para conmemorar el día internacional del trabajo y también violando las restricciones del recién prorrogado decreto 21.

El día de ayer, el presidente de la  República Nayib Bukele declaró que la gente era irresponsable por no quedarse en casa y cumplir la cuarentena ordenada por el gobierno desde el 16 de marzo pasado.

Sin embargo,  este día y en el marco de la conmemoración del Día del Trabajo, diferentes organizaciones sindicales mostraron su respaldo a la administración Bukele a través de pancartas, mientras recorrían las calles de San Salvador en caravana y a pie, violando la cuarentena.

Estas actividades, no solo contradicen las declaraciones del mandatario, sino también al ministro de Justicia y Seguridad Pública, Rogelio Rivas Polanco al asegurar este día en una entrevista de TCS que  no están permitidas realizarlas.

“Corren el riesgo que los conduzcamos a un centro de contención, que pasen una evaluación médica y si el médico lo determina, van a quedar 30 días en cuarentena o van a cumplirla en su domicilio, pero no está permitido ninguna de esas acciones”, dijo el funcionario

Rivas afirma que la única medida efectiva para frenar el avance del Covid-19 es el distanciamiento social y por esa razón pedían la colaboración de todos los ciudadanos quedándose en casa.

Medidas favorecen a simpatizantes

A 41 días de cuarentena, dos marchas salieron sin ninguna restricción y custodiadas por elementos de la Policía Nacional Civil, desde dos diferentes puntos. La primera partió del centro de mayoreo La Tiendona y la segunda de la zona franca de San Marcos, rumbo al ministerio de trabajo.

Por su parte el titular del ministerio de Trabajo, Rolando Castro, recibió a los sindicalistas y en sus declaraciones avaló las acciones, las cuales calificó de loables.

 “En una situación atípica como la que atravesamos, no creo justo condenar una acción que prácticamente ha sido simbólica, por no dejar pasar el concepto de dignidad de toda la clase trabajadora, en esta oportunidad no ha pasado de 80 a 90 personas y que han traído un distanciamiento justo”,  manifiesta Castro.

Al ser consultado sobre las restricciones del Decreto Ejecutivo 21, reconoció que  “aunque estamos en el momento más crítico de la pandemia”, pero que los participantes tomaron las medidas de seguridad y el distanciamiento de acuerdo a la ley.

El decreto en mención establece que no se permiten  aglomeraciones de más de 50 personas y que para realizar una actividad como esta deberán solicitar un permiso al ministerio de Salud, con diez días de anticipación.

Los salvadoreños que salen a trabajar, expresaron que las medidas se aplican solo para la gente humilde y que terminan en los centros de contención, mientras sus familias se quedan esperando que la comida llega a la mesa. Señalaron de injusto y manifestaron que “ o todos en la cama o todos en el suelo”, argumentando que no son codiciosos ni irresponsables por salir a buscar el sustento diario.