Connect with us

Corrupción

Los casos acumulados de la corrupción Bukele

El gobierno ha mostrado resistencia para trasparentar el uso de los recursos públicos desde antes de la pandemia de covid-19. Los casos de corrupción se multiplican con la emergencia sanitaria.

El gobierno ha mostrado resistencia para trasparentar el uso de los recursos públicos desde antes de la pandemia de covid-19. Los casos de corrupción se multiplican con la emergencia sanitaria.

Diferentes investigaciones periodísticas apuntan casos de corrupción en la administración Bukele en su primer año de gobierno, aunque estos señalamientos no son nuevos, pues durante sus gestiones como edil de San Salvador y Nuevo Cuscatlán, también se le atribuyó el mal manejo de los fondos públicos.

En esta última, Nayib Bukele recibió financiamiento de Inverval SA de CV y desembolsó al menos 3 millones 474 mil 894 dólares al presidente, a una de sus empresas familiares y a personas que ahora son funcionarios de su gabinete.

Según investigación de Fiscalía, Bukele recibió 1.9 millones de la petrolera venezolana PDVSA, investigada por lavado de dinero y activos en el país y en Estados Unidos.

A su llegada a San Salvador, la corruptela estaba “enraizada” y un reportaje investigativo de la Revista Factum, sacó a luz una red de corrupción en la alcaldía de San Salvador durante la gestión de Nayib Bukele.

Los amigos del presidente y ahora funcionarios de su gabinete de confianza, participaron en el aprovechamiento de los fondos municipales con fines propagandísticos y de negocios. Falsificaron firmas, alteraron fecha, simularon competencia para cumplir los deseos de entonces alcalde.

Ahora como jefe de Estado, él ni su gabinete escapan de la corrupción, sobre todo con el manejo de los fondos provenientes de donaciones, préstamos y recursos propios donde se ven involucradas las empresas de funcionarios.

En su primer año de gobierno, al menos cinco altos funcionarios y una ex ministra se vieron envueltos en casos de presunta corrupción y denunciados en el Tribunal de Ética Gubernamental, como es el caso de emblemático Osiris Luna y otros son investigados por la Fiscalía General de la República.

Sin embargo, de estos primeros casos, el gobierno solo separó a Jorge Aguilar Zarco, quien fungía como presidente del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES), luego de conocerse que la empresa Insema, S.A. de C.V., propiedad de la familia de Aguilar Zarco, había vendido 100,000 protectores faciales por un monto de 250,000 dólares al ministerio de Salud durante la pandemia.

Aguilar fue el “chivo expiatorio” para aquietar las críticas de corrupción y al mismo tiempo no contradecir sus declaraciones vertidas tras la emergencia sanitaria en las que expresó: “El que toque un centavo yo mismo lo voy a meter preso”, pero al único que aparentemente “destituyó” fue al presidente de FONAES.

Beneficios gubernamentales de la pandemia

El arrastre de la corrupción del gobierno de Bukele se multiplicó con la emergencia del Covid-19, incluso aún después de finalizada, Presidencia continúa con las compras directas y echando mano del fondo de emergencia Fopromid y sin trasparentar a la fecha montos ni uso de los fondos.

Hasta la fecha la ayuda internacional, entre donaciones y préstamos sigue sin conocerse, autorizó compras de insumos médicos con sobre precio, ha favorecido a empresas de familiares de su gabinete, a empresas de amigos en el extranjero cuyo rubro no es la salud, como es el caso de la empresa española que vende repuestos de carros y otra en Miami, dedicada a la cerámica, adjudicar contratos a ofertantes más caras, entre otras.

La compra de alimentos a empresas fantasmas y otras involucradas en el lavado de dinero, entre ellas, M.Dias Branco y que Pablo Anliker, ministro de Agricultura compró 9.2 millones de pastas, solo son una muestra del nivel de corrupción de este gobierno.

Pese a ello, Bukele resta importancia al tema, pero la opacidad con la que maneja los fondos da la pauta para confirmar las artimañas realizadas en su primer año de gestión y que provocó la renuncia de un grupo de instituciones de la sociedad civil que trabajaba en la supervisión de préstamos internacionales.

El nepotismo, es otra mancha en esta gestión, a pesar de haber denunciado y despedido públicamente a parientes y amigos del gobierno del FMLN, a quienes acuso de enriquecerse de los recursos del Estado, el cayó en lo mismo.

A su gabinete, sumó a sus hermanos, Karim, Ibrajim y Yusef Bukele, quienes ejercen una poderos influencia en asuntos públicos, seguido de sus fieles amigos que le acompañaron en las administraciones municipales, tal es el caso de los hermanos Castros, Carolina Recinos y sus tres hermanos, Mario Durán, por mencionar algunos del círculo de confianza.

Estos casos de corrupción son calificados por analistas políticos y expertos en transparencia como retrocesos, sobre todo en el tema del derecho a la información, al tiempo que advierten una tendencia a no rendir cuentas a las que están obligadas las instituciones estatales.

La crisis del COVID-19, fue aprovechada para movilizar fondos sin los controles acostumbrados. El ocultamiento de información es visto como un mecanismo para “tapar” las irregularidades de los recursos.

Por ejemplo, que no puede pasarse por alto es la entrega del bono gubernamental de $300, entregados a más de un millón de personas a finales de marzo ni el gasto millonario del hospital Cifco y su anexo, los cuales no han sido posibles auditar y el poco avance en ellos deja a luz malversación de los fondos.

La corrupción provoca siempre el rechazo popular, pero el presidente Bukele la práctica y la defiende, responsabilizando a otros de sus acciones con publicidad y falsa información, que ha sido por otros gobiernos.

El Salvador ha ratificado las Convenciones contra la corrupción tanto de las Naciones Unidas como la Convención Interamericana y lo obliga a hacer cumplir sus obligaciones en el tema de transparencia y rendición de cuentas de las finanzas públicas.

Centroamérica

El Salvador compra Bitcoin “en tendencia bajista” a medida que caen las principales monedas.

En medio de una caída del mercado de la criptomoneda más amplia, el presidente de El Salvador compra para agregar 150 bitcoins al acumulado del país.

Nayib Bukele, presidente de El Salvador, reveló que el país latinoamericano ha comprado 150 Bitcoin más mientras los precios bajaban el lunes por la mañana.

Según los datos de CoinGecko, la criptomoneda líder se desplomó un 6,9% en las últimas 24 horas, cayendo alrededor de $ 45.000.

Otras criptomonedas principales, incluídas Cardano (ADA), XRP , Solana (SOL) y Polkadot (DOT), arrojaron dos dígitos durante el día, mientras que Ethereum , la segunda criptomoneda más grande por capitalización de mercado, ha bajado un 9.2%, cotizando para esa fecha $ 3,137. 

«They can never beat you if you buy the dips.» (Nunca pueden vencerte si compras en las caídas) tuiteó Bukele, y agregó que esto bien puede considerarse un «consejo presidencial».

Con la última compra, El Salvador ahora tiene 700 Bitcoin por valor de aproximadamente $ 31 millones.

El gobierno de Bukele compró sus primeros 400 Bitcoin el 6 de septiembre, un día antes de que El Salvador se convirtiera en el primer país del mundo en reconocer formalmente la criptomoneda como moneda de curso legal.

Bitcoin cotizaba justo por debajo de los 53.000 dólares en ese momento, pero se desplomó en más del 10% al día siguiente del lanzamiento de la billetera Chivo Wallet oficial de El Salvador, con problemas técnicos que estropearon el inicio del experimento criptográfico del país.

Sin embargo, El Salvador aprovechó rápidamente la oportunidad con una compra de 150 Bitcoin más ese mismo día, lo que aumentó las reservas de la criptomoneda del país a un total de 550 BTC.

Bukele bajo fuego

A medida que continúa la juerga de compras de Bitcoin en El Salvador, el gobierno del país se enfrenta a una investigación sobre sus compras de Bitcoin y la instalación de cajeros automáticos Chivo.

Según un informe de Reuters de la semana pasada, el Tribunal de Cuentas de El Salvador, el organismo que supervisa el gasto público del país, recibió una queja de Cristosal, un grupo de derechos humanos y transparencia, en la que expresó su preocupación por el financiamiento del gobierno de las compras de Bitcoin.

Los ciudadanos también han criticado el experimento de criptoactivos del gobierno.

La semana pasada, en el día de la independencia del país, se intensificaron más protestas en El Salvador, con personas que salieron a las calles con pancartas de «No queremos Bitcoin» y «No a la dictadura» e incluso quemaron un cajero automático de Bitcoin en San Salvador.

Seguir leyendo

Centroamérica

Por corruptos, usurpadores y antidemocráticos, EEUU agrega a lista Engel a magistrados impuestos por Bukele

El Salvador vuelve a  ser sancionado por  el gobierno de Joe Biden, tras el nombramiento inconstitucional de los magistrados, que se suman a la nómina de personajes cercanos a la lista al presidente Bukele señalados de corruptos.

Según el Departamento de Estado, “Elsy Dueñas de Avilés, Óscar Alberto López Jerez, Héctor Nahún Martínez García, José Ángel Pérez Chacón y Luis Javier Suárez Magaña, magistrados actuales de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, socavaron el proceso democrático y las instituciones al aceptar ser nombrados por la Asamblea Legislativa en un proceso que parece haber contravenido la Constitución de El Salvador”.

El comunicado dado a conocer este lunes, afirma que “los cinco magistrados previos fueron abruptamente removidos sin una causa legítima después de que la nueva Asamblea Legislativa tomó posesión el 1 de mayo”.

Asimismo, señala que “los magistrados nuevos declararon que su instalación fue constitucional” y “socavaron los procesos democráticos y la institucionalidad al aprobar una interpretación controversial de la Constitución que autoriza la reelección del presidente a pesar de una prohibición expresa de la Constitución”.

El informe del Departamento de Estado, también acusa  de usurpación al máximo tribunal desde el golpe del 1 de mayo, y que  los abogados emitieron el 3 de septiembre una resolución que viola lo que la Constitución abiertamente establece, cuando avalaron la reelección consecutiva del presidente de la República.

Su inclusión a la lista de Actores corruptos y No democráticos, obedece al compromiso de fortalecer la democracia, el estado de derecho y la rendición de cuentas del triángulo Norte.

La sanción implica que estas personas pierden automáticamente su visa americana y quedan abiertas a que otras instancias del gobierno de Estados Unidos amplíen las acciones que consideren pertinentes en este caso.

Los cinco magistrados se suman a la vergonzosa lista Engel en la que ya están el ministro de Trabajo, Rolando Castro; su jefa de gabinete, Carolina Recinos; su director de Centros Penales, Osiris Luna; sus exministros de Seguridad y Agricultura, Rogelio Rivas y Pablo Anliker, respectivamente; su secretario jurídico, Conan Castro; así como el influenciador de su gobierno, Walter Araujo.

Sobre el tema, Jean Manes ,encargada de Negocios de la Embajada Americana en El Salvador,  manifestó que “Estados Unidos agrega a estas personas tras ser nombrados inconstitucionalmente (1 de mayo) y emitir una resolución contraria a la Constitución salvadoreña (3 de septiembre). Ambas acciones socavan la democracia de El Salvador”.

La inclusión de los cinco magistrados tomó por sorpresa al presidente Bukele quien no dejó pasar el momento y restó importancia a la Lista Engel al calificarla como una injerencia y que “queda claro que la lista no tiene nada que ver con corrupción”, escribió en su cuenta de twitter.

Seguir leyendo

Popular