Saltar al contenido

La Mafia SACA

9 enero, 2020

Casa presidencial fue el buró de la complicidad de Elías Antonio Saca y del  grupo de funcionarios que ayudaron a desviar más de $300 millones de dólares del Tesoro Público a 14 cuentas personales.

Los delitos de peculado y lavado de dinero durante su administración dejaron al descubierto como operaba el exmandatario salvadoreño Elías Saca y sus funcionarios de confianza.

De esta manera CAPRES se convirtió en el centro de operaciones de la mafia Saca  durante administración 2004- 2009, haciendo que su patrimonio creciera a más del 241 por ciento, según lo diera a conocer Hugo Interiano, perito de la Superintencia del Sistema Financiero Salvadoreño durante la fase de testimonios.

La Mafia Saca

De igual manera la riqueza patrimonial de sus funcionarios Elmer Charlaix, Francisco Rodríguez Arteaga, Pablo Gómez, Jorge Alberto Herrera,Julio Rank y César Funes  también aumentó.

El modus operandi de la mafia Saca fue a través de las empresas del expresidente desde donde se encargaron de mover el dinero estatal a cuentas personales, incluyendo Ligia de Saca, quien canceló sus tarjetas de crédito con esos fondos.

En el artículo periodístico “La maquinaria que ordeñó al Estado hasta los últimos días de la gestión Saca” también se mencionan  a otros beneficiarios entre ellos, una embajada, compañías de viajes y  la constructora acusada de fraude en la construcción del bulevar Diego de Holguín.

Haciendo uso de sobornos logró ocultar su maquinaria de lavado de dinero de la justicia, a pesar de la advertencia del encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en octubre de 2009 al Departamento de Estado en Washington: que “ Saca construyó una máquina de hacer dinero mientras estuvo en el poder”, de acuerdo con las filtraciones obtenidas por Wikileaks.

Sin embargo, el cartel Saca continuó y a  escasos días de entregar la banda presidencial se despido movimientos financieros de 1 millón de dólares a una cuenta secreta aperturada en mayo del 2009, dinero que fue transferido desde casa presidencial por Francisco Rodríguez, uno de los implicados. Finalmente cerca de 983 mil dólares pasaron a cuentas del expresidente. 

Con su captura en octubre de 2016 y su confesión de los delitos de peculado y lavado de dinero, la estructura de su mafia se vino abajo, los rostros de la complicidad salieron a luz pública y desde la prisión  continúa negociando la reducción de pena de 10 años a cambio de un juicio abreviado.

Twitter
Facebook
Follow by Email