Saltar al contenido

La importancia de planear tu jubilación desde joven

La seguridad financiera en la vejez no ocurre por sí sola. Se necesitan planificación, compromiso y  también dinero.

El tiempo pasa  tan rápido que termina sorprendiendo a las personas que no planificaron cómo enfrentarían sus años de retiro laboral a fin de disfrutar  esta etapa de la vida.

Según datos del Sistema Integrado de Información Estadística del SICA, la población económicamente activa de El Salvador, ronda los 2.960,8 millones de personas, con una esperanza de vida cada vez más prolongada.  Arriba de 75 años promedio entre hombres y mujeres.

De este grueso, el 73.8% está conformado por una población en edad de trabajar, de 16 años en adelante, incluyendo a los trabajadores con 60, 70 años o más.

Sin embargo, los jóvenes en edad productiva  son el  26%,  con un rango de edad de  15 a 24 años  de un total de 339,670.  Muchos de ellos logran emplearse en el sector formal, pero la mayoría lo hace en la informalidad.

Los primeros tienen la oportunidad de sumarse al ahorro programado obligatorio de cara al retiro laboral y para la segunda opción también hay oportunidad se ser incluídos  dentro del sistema de ahorro para pensiones por cuenta propia.

Ambos sectores tienen la  oportunidad llegar a la edad de retiro con un futuro sin preocupaciones, pero antes es importante desarrollar una cultura  de un fondo previsional.

Los planes o fondos de pensiones debería ser una prioridad para las generaciones de jóvenes  para no depender de trabajos esporádicos a raíz de sus dificultades económicas en la adultez avanzada.

Algunos expertos en el tema de pensiones, exponen que los jóvenes tienen diversas opiniones sobre éste y radica, en la falta de información, rumores y mitos que los están limitando a enfocarse en  la vida futura y no consideran que la esperanza de vida es mayor.

Los Millennials (1981- 2000) están en la mejor edad para ahorrar, sostienen los asesores financistas, pero son menos los interesados  y se debe a la poca inmersión en la cultura del ahorro. Ante esto, el panorama es poco alentador en la medida que se vayan acercando a la adultez.

Para cambiar la visión  de vivir “el presente” y no preocuparse por “el futuro”,  los profesionales de las inversiones previsionales, consideran que se debe vincular la felicidad con el bienestar que da el ahorro y el futuro que tendrán.

La libertad financiera que ellos disfrutan  debe ser orientada hacia más ahorro y menos deudas, haciendo una distribución adecuada de sus ingresos mensuales, tanto los que laboran en el sector formal como en el informal.

Uno de los objetivos para cotizar obligatoriamente a un sistema previsional es precisamente cubrir ciertas contingencias de la vida (vejez, invalidez y muerte), señala Juan Carlos Delgado, representante de la Superintendencia del Sistema Financiero.

Quienes no están dentro de éste, pueden hacerlo de manera voluntaria en cualquiera de las administradoras de fondos y solicitar toda la información sobre  beneficios y rentabilidad, entre otros temas que les inquieten.

La recomendación es planear el retiro como si se tratara de un viaje al que tarde o temprano asistirán. Al hacerlo les permitirá adoptar las medidas necesarias, en aspectos de ahorro e inversión, entendiendo que un retiro tranquilo es la meta.

Por ello es necesario generar disciplina en pro de ahorrar para la jubilación  desde joven.  Además no es un gasto es una inversión y el dinero que se destina a la jubilación, antes que ser un gasto fijo, es una inversión, un puente para una tranquilidad futura.