Saltar al contenido

Bukele solicita $2,000 millones para emergencia por coronavirus

Las fracciones de ARENA y FMLN analizan la nueva petición de dinero del mandatario.  Aseguran que no le darán un “cheque en blanco”.

La declaratoria de cuarentena ante la amenaza de pandemia de coronavirus, llevó al ejecutivo a solicitar más fondos para “apalear” la crisis  que aún no se vive en El Salvador.

Carlos Reyes y Schafik Hándal dicen que analizarán la petición con sus respectivos controles para dar respuesta y que no piensen que con esos $2,000 millones «comenzó su fiesta».

El diputado Reyes asegura que está con toda la disponibilidad de analizar y buscar mecanismos para apoyar al Ejecutivo y cualquier propuesta que venga a palear esta crisis que se está viviendo y su impacto económico.

Asimismo recalcó que debe de haber transparencia sobre el uso de los fondos, ya que la ley manda que al final se hagan todos los reportes financieros necesarios del uso de los mismos.

“Que no vaya a pensar ningún funcionario que aquí comenzó su fiesta y que definitivamente usarán los recursos del Estado para realmente abusar o no utilizar los fondos para lo que se necesite como en este caso que ha sido declarado como una pandemia”, exhortó Reyes.

Esta misma opinión la comparte el subjefe de fracción del FMLN, Jorge Schafik Hándal, quien  exige que los controles sean más rigurosos, ya que  el Ejecutivo está solicitando una cuantiosa cantidad de dinero y que a su juicio, es muy alta considerando que ni Canadá ha previsto un monto así para combatir COVID 19.

“Explique en que va ocupar este dinero y después no nos quieran tirar encima a la opinión pública porque le han metido un gran pánico con respecto al coronavirus, este no puede ser un cheque en blanco para que cualquiera se recete lo que le venga en gana y después vamos a estar llorando sobre la leche derramada”, puntualizó el dirigente del FMLN

“Primero, dijo, ¿de dónde sacará esos $2,000 millones, cómo los piensa invertir? ¿cuál es el plan que se tiene para palear la crisis y el uso de estos $ 2, 000 millones de dólares?”, cuestionó Hándal.

En cuanto al origen de este nuevo préstamo, Reyes precisó que según Bukele tienen una oferta del Fondo Monetario Internacional (FMI) de otorgarles ese dinero al cero por ciento de intereses, “si eso es así, vamos a esperar que llegue a la Asamblea y analizarlo y estamos en la disposición de aprobar todo lo que venga en beneficio del pueblo salvadoreño y minimizar  el  impacto”.

Algunos analistas ven con cierta reserva la cantidad que el presidente Bukele pide que se apruebe, sobre todo por considerar que se trata de una enfermedad que no demanda de tanto dinero y que por el momento no se reportan personas contagiadas.

Lo que si ven con buenos ojos es la prevención y es allí donde deben ser enfocados los planes de contingencia para frenar su propagación, el cual no demanda montos tan grandes. 

En  enero pasado, el  Gobierno destinó $8.6 millones de forma preventiva para atender cualquier emergencia que se suscite en el marco de la aparición del nuevo virus respiratorio del tipo coronavirus.

Para evitar estas dudas, políticos y sector privado exigen transparencia  para no desviar el dinero a proyectos que no están relacionados con la cuarentena.

Uno de los atrasos para la aprobación de los $109 millones fue la falta de transparencia  y la nueva deuda de $2,000 millones no es la excepción. De acuerdo con los más recientes datos del Banco Mundial, El Salvador es el cuarto país en América Latina con más endeudamiento, solo precedido por Venezuela, Argentina y Brasil.