Connect with us

Corrupción

Gobierno de Bukele también le falló al Mozote

Casa Presidencial fue la anfitriona para lo que sería un encuentro histórico y emblemático de la impunidad en El Salvador. Aquí, familiares de víctimas y sobrevivientes de la masacre el Mozote se reunieron con el recién electo mandatario quien prometió hacer “justicia”, al menos ese era el motivo de la cita.

Hace más de un año, prometió a víctimas y sobrevivientes de El mozote a hacer de ese lugar «un ejemplo de desarrollo» en El Salvador y les reiteró no apoyar la ley de amnistía.

Casa Presidencial fue la anfitriona para lo que sería un encuentro histórico y emblemático de la impunidad en El Salvador. Aquí, familiares de víctimas y sobrevivientes de la masacre el Mozote se reunieron con el recién electo mandatario quien prometió hacer “justicia”, al menos ese era el motivo de la cita.

En el encuentro participaron el ministro de Gobernación, Mario Durán, y la ministra de Desarrollo Local y excombatiente del FMLN, María Chichilco, quienes también expresaron su compromiso por ayudar los sobrevivientes.

Aquella reunión auguraba esperanza para víctimas y sobrevivientes, y mucho más al ver la postura determinante de Nayib Bukele de «no apoyar ninguna ley de amnistía» que evite esclarecer crímenes de guerra. Además, de comprometerse a trabajar «para darle la importancia que merece la reparación de las víctimas del conflicto armado».

«El Mozote va a ser un ejemplo de desarrollo, vamos a invertir realmente como se debió haber hecho anteriormente y demostraremos que sí se puede», prometió Bukele.

Los rostros sonrientes aplaudían las elocuentes palabras de su presidente. Al finalizar la lujosa ceremonia, las cartas quedaron sobre la mesa y con ella, el reto de cumplir palabra por palabra, pero un año después esa promesa quedó engavetada, al bloquear el ingreso del juez que lleva el caso, el pasado 21 de septiembre.

Bukele, olvidó su compromiso y ordenó al ejército impedir que el juez, Jorge Guzmán, titular del Juzgado de Instrucción de San Francisco Gotera, realizada la inspección de dichos documentos del Estado Mayor de la Fuerza Armada como parte del proceso penal por la masacre de aproximadamente mil campesinos en 1981.

Este revés de parte del gobierno, solo confirma una vez más, que el mandatario utiliza hechos notorios para elevar su popularidad y que sus decisiones responden a intereses políticos.

Para Amanda Castro, parte del Colectivo Vidas, el presidente Bukele no “toma en serio la dignidad de las víctimas, la magnitud del proceso judicial y lo relevante es que el juzgamiento contra quienes han perpetrado una de las peores masacres de Latinoamérica”.

A parte del bloqueo, dijo, queda claro que el gobernante miente y “protege a criminales de guerra que cometieron delitos de lesa humanidad”, opinión que fue secundada por un colectivo de organizaciones humanitarias, entre ellas Cristosal.

Según Bukele, los archivos importantes para la investigación fueron destruídos hace 40 años, por lo tanto, no había nada que investigar y justificó el bloqueo para resguardar documentos de inteligencia y por considerarlo un asunto de seguridad nacional.

Con estas declaraciones, se puso en el ojo del “huracán”, ya que el juez Guzmán advirtió a Bukele que las “decisiones judiciales no se negocian, se imponen” y aseguró que cometió el delito de desacato, exigiendo a la Fiscalía se abra una investigación.

Para estas organizaciones no es la primera vez, “ni es el primer gobierno que actúa en tal sentido, se trata de un patrón de actuación estatal que se ha aplicado en los últimos 30 años”.

El presidente Nayib Bukele, al igual que sus antecesores, sigue consolidando la impunidad, no solo para delitos del pasado, sino también los del presente que sufren los salvadoreños que piensan diferente a él.

A un año de gestión, un año de mentiras, es lo que observa la sociedad civil y política sobre el incumplimiento de las promesas que promulgó durante la campaña electoral, las cuales quedaron solo en borrador.

Corrupción

Henry Flores robó votos para ganar las internas y le “echó zancadilla a Koki Aguilar”

El político de raíces usulutecas no juega limpio ni con sus propios correligionarios. Es acusado de  apropiarse de los votos de otros precandidatos, sacar del camino al ex presidente del Fonaes, Jorge Aguilar y del manejo de un troll center para ganar ventaja en la competencia electoral del próximo 28 de febrero.

Henry Flores dijo ser el favorito en la ciudad de las colinas, sin embargo, un exdirigente del partido lo desmiente y afirma que su aparente triunfo es el resultado de un fraude orquestado por la cúpula, entre ellos, el primo del presidente, Xabi Zablah, Mario Durán, Krisia Fuentes y Silvio Aquino.

Tras la imposición de su candidatura, hay “mucha cola que pisar” y muchas “manos peludas” de por medio, al tiempo que asegura que la dirigencia de NI restó importancia a las múltiples acusaciones de corrupción y solvencia moral que pesan en su contra.

Según las declaraciones del ex militante del partido oficialista, en Santa Tecla operaban tres movimientos que apoyaban a Bukele, pero no a todos sus candidatos, ya que habían muchos roces entre sí.

Unos abanderaban al doctor Amaya, otros a Henry Flores y uno más al expresidente de Fonaes Koki Aguilar, separado del cargo por ser acusado de aprovecharse de la pandemia y vender con sobreprecio caretas al ministerio de Salud por más de un cuarto de millón de dólares.

Antes que Aguilar saliera de la competencia debido a su destitución, el grupo que respaldaba su candidatura comenzó a trabajar, pero mucho tropiezo en la misma estructura de NI Santa Tecla, por ser un potencial competidor y a diferencia de Flores, muy conocido y sin apoyo en el municipio.

Para sacarlo del camino, Silvio Aquino, se tomó el tiempo para hacer publicaciones en Facebook contra Aguilar, ya que era la única forma de apartarlo y que el fraude siguiera su curso.

Con su separación, solo quedaron el doctor Amaya, Henry Flores y una persona más. Las voces de fraude cobraban más fuerza en el seno de Nuevas Ideas Santa Tecla y la pandemia cayó como “anillo al dedo” para consolidarse en unas elecciones internas, calificadas de amañadas.

“La alta dirigencia acordó realizarlas de manera electrónica, mecanismo aprovechado robar votos y sumarlos a los ungidos por la cúpula, siendo denunciado por la militancia en los medios de comunicación, pero NI lo adjudicó las declaraciones de sus mismos militantes como parte de una campaña sucia de “los mismos de siempre”, sostiene el ex militante.

Para él. la pandemia fue utilizada como la plataforma para llevar a cabo el fraude electoral en las internas. Alertados por la manipulación de datos, el movimiento hizo visitas de campo durante las internas y constataron que más de 1800 personas no pudieron votar.

“Hubo compra de chip para sumar más votos, otras aparecían que habían votado, se robaron votos de Opico y Cangrejera para favorecer a Flores”, manifiesta.

No puede explicarse, dice, que “a las dos de la tarde un candidato tenía 3,800 votos y a las siete de la noche, solo contaba con 900 votos, lo que dejó en evidencia un fraude planificado desde antes por quienes apoyaban la candidatura de Flores”.

Al conocer los resultados, la militancia reclamó al secretario departamental, incluso Marcelo Larín también señaló fraude en las internas.

“Silvio Aquino es el que dio la orden para el traslado de votos hacia los candidatos que gozan de su aceptación, tanto así que favoreció las candidaturas de Rebeca Santos, Salvador Chacón”, sostiene el entrevistado.

En síntesis, el ex NI afirma que Henry Flores y su Concejo son del ala renovadora del frente, la misma que se acabó al FMLN hoy está en NI y de ganar la alcaldía, los tecleños vivirán un caos en poco tiempo.

Troll center Santa Tecla.

Sobre la popularidad de Henry Flores, el ex militante de NI no duda manifestar que en que todo es una farsa y sostiene que carece de una “aceptación territorial”, por ser un total desconocido en el municipio y su discurso es vacío.

A los eventos, los tecleños que llegan son pocos, la mayoría son movilizados de otras zonas para “hacer bulto”, nunca se acerca a la gente.

Por otra parte, afirma que el trabajo  sucio en redes sociales lo hace Xiomara Perla junto a Jaime Sandoval, responsables de manejar el troll center y cuentas falsas de nuevas ideas Santa Tecla, el cual operaba hasta hace poco en la supuesta escuela de Idiomas una colonia de Merliot.

Asegura, que la mayoría de las cuentas son falsas y los “me gusta” que recibe de los seguidores de santa tecla son contados con los dedos de la mano y que la mayoría son del oriente del país.

“Si Santa Tecla fuera Nuevas Ideas, Henry no se anduvieran amparando a la “N” de Nayib. En el fondo tiene miedo y por eso promocionan al presidente en lugar de promoverse el”, refiere la persona que una vez militó en primera línea de NI.

Los tecleños, dice, deben “tener claro que a Henry flores lo tienen en Usulután como cuatrero, estafador, padre irresponsable, misógino, altanero, que lo sacaron corriendo cuando se dieron cuenta que quería postularse para alcalde de ese departamento”.

El riesgo de poner a una persona incompetente en un despacho puede ser devastador, no tiene propuestas, se dedica solo a criticar e insultar a sus adversarios y carece de conciencia social.

Seguir leyendo

Corrupción

Bukele se promueve como “presidente de la paz” al igual que Nicolás Maduro en Venezuela.

Para desviar la atención del atentado contra la militancia del FMLN en el que se involucra a la seguridad del ministro de Salud, el mandatario imita al dictador venezolano con el hashtag #NayibPresidenteDeLaPaz.

En noviembre de 2019, a casi cinco meses de asumir la presidencia en El Salvador, Nayib Bukele, reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela e inicio una confrontación política con Nicolás Maduro.

En ese cruce de palabras por twitter, Bukele se jactó de ser un presidente electo democráticamente y criticó que el régimen de Maduro realiza violaciones sistemáticas de los derechos humanos contra su pueblo.

Sin embargo, en tema de violaciones a derechos humanos, transparencia y corrupción, el mandatario salvadoreño se ha quedado corto y cada día, adopta políticas muy parecidas a las del gobernante venezolano.

El gobierno de Bukele no solo comparte a un grupo de asesores que impulsaron el golpe de estado en el país petrolero y que están involucrados en casos de malversación de fondos, sino que replican las mismas estrategias populista de su homólgo Nicolás Maduro para causar un desgaste político a los partidos de oposición.

Así que no es extraño que días después de los atentados a los militantes del FMLN, en el cual perdieron la vida dos de ellos, Bukele impulsa en redes sociales la etiqueta #NayibPresidenteDeLaPaz, un eslogan que ocuparon también en el régimen chavista el año pasado.

Con esta estrategia, tanto Maduro como Bukele buscan salir de la agenda política de violencia en su país. En el caso de El Salvador, el mandatario teme una reducción de votos el próximo 28 de febrero.

Además, ha caído en una serie de contradicciones en cuanto a los actos violentos del pasado domingo contra la caravana del partido FMLN y que lo responsabilizan directamente.

Ante esta situación, poco favorable para su comprada imagen populista, la cual se vio afectada por el hashtag #BukeleAsesino que lo supero en twitter, sus asesores venezolanos lanzaron #NayibPresidenteDelaPaz, con la ayuda de numerosas cuentas falsas.

El auto nombrarse “Presidente de la paz”, no guardar una relación de consonancia con sus discursos “incendiarios”, que incitan al odio y a la violencia. Además, en reiteradas ocasiones ha amenazado a diputados y Magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

En agosto de 2020, el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional (IIDC) y la organización Human Rights Watch (HRW) rechazaron las frases que el presidente salvadoreño durante una cadena nacional de radio y televisión, en contra de cinco jueces del Poder Judicial.

Durante la cadena nacional, el presidente exclamó: «me llaman dictador. ¿Dictador? Los hubiera fusilado a todos…, declaraciones que lo hacen cada vez más parecido a su rival venezolano.

Este patrón autoritario, motivó a que los ciudadanos salvadoreños solicitaran el cierre de la cuenta de Bukele por considerar que alienta el odio político  en las bases de su partido y funcionarios, quienes replican el mismo discurso.

«Nayib Bukele, presidente de El Salvador, ha venido utilizando la plataforma de twitter para ordenar acciones que violen los derechos humanos. Esto es según las organizaciones internacionales de derechos humanos (Human Rights Watch y ONU Derechos Humanos)», expresa parte de la petición.

Cabe señalar que en el 2013. El ahora presidente salvadoreño, siendo alcalde de Nuevo Cuscatlán, declaró en su cuenta de twitter que era un fiel admirador del dictador Maduro y según analistas, la copia autoritaria de Bukele busca disolver un poder de estado como es el legislativo para instaurar una dictadura poniendo sus propios diputados que “arrodillados” al presidente.

Por lo que el reciente atentado, podría interpretarse como un “acto intimidatorio” para acorralar a sus adversarios políticos, incluso las victimas que sobrevivieron al ataque armado, manifiestan su temor al declarar.

Seguir leyendo

Popular