Saltar al contenido

Funcionarios olvidan promesa donar sus salarios para atender pandemia.

Rogelio Rivas, Mauricio Arriaza Chicas, Nelson Fuentes, René Francis Merino Moroy, Mario Durán,  Ernesto y Conan Castro, entre otros funcionarios del  gobierno dispusieron sus salarios ante la necesidad de fondos para combatir la pandemia, pero solo una estrategia propagandística para llamar la atención.

El 18 de mayo, el gabinete del presidente salvadoreño Nayib Bukele, anunciaron públicamente que ponían a disposición sus salarios para tener los recursos y cubrir el pago para los empleados públicos que se encuentran en primera línea.

Además, el gobierno dijo que todo el dinero extra serviría para la compra de insumos y otros gastos , sin embargo quedó en un ofrecimiento y  que es calificado de una estratégica para desviar la atención ante los señalamientos de corrupción en el manejo de los fondos destinados para atender la emergencia sanitaria.

Rogelio Rivas y el resto de funcionarios, recurrieron a sus cuentas de twitter para expresar públicamente una iniciativa gubernamental cuyo objetivo era elevar el perfil del presidente a nivel nacional e internacional.

A dos meses de ese ofrecimiento propagandístico, el mayor beneficiado ha sido la imagen del gobernante, mientras los médicos siguen recibiendo a cuenta gotas, insumos de baja calidad y que no justifican las millonarias inversiones realizadas en compras de equipo para abastecer los hospitales.

El mensaje que dejan es que no están dispuestos a renunciar a sus elevados salarios y a su estilo de vida a costa de la salud y la vida de los profesionales de la salud y de la misma población.

Para mencionar, el secretario Jurídico de la  presidencia, Conan Castro, recibe mensualmente $8,000.00 y tiene una segunda plaza  Ah Honorem, pero que también es remunerado y que el mismo se vio obligado a aclarar.

Costa rica dan ejemplo a El Salvador

En El Salvador, su gobernante está enfrascado en obtener más fondos para atender la pandemia y ha llevado al país a altos niveles de endeudamiento. Además, es criticado por  las improvisadas políticas,  que en lugar de disminuir la curva de contagios, la elevan  los decesos por covid-19.

La  carencia de recursos financieros también afecta a las naciones de la región centroamericana. Por ejemplo,  en Costa Rica, el presidente anunció que reducirá su salario a un 15% para apoyar las propuestas de su gobierno de recortar los sueldos más altos del sector público.

«La pandemia sanitaria ha causado una pandemia económica. El país pasa momentos duros y por eso el gobierno propuso reducir un 15% la jornada de empleados públicos» superiores a 2.600 dólarespublicó Alvarado en Twitter.

Representantes de la sociedad civil, opinan que esta medida debería implementarse en el país, pero prevalece el nepotismo y la corrupción  en la administración Bukele. 

Rodolfo Parker, diputado del PDC, señala que el gobierno de Nayib Bukele no solo ha tenido el presupuesto más alto de la historia del país y la aprobación de créditos, sino que también ha elevado su gasto de remuneraciones en más de $93 millones de dólares pese a que al inicio de la gestión despidió a 800 personas de la administración de Sánchez Cerén.

El parlamentario explica que el gasto público ha aumentado: en 2018 el promedio de pago de salarios mensual era $153 millones; en 2019, $163 millones; pero en el 2020, es de $257 millones, un aumento de $93 millones en el gasto de remuneraciones.