Saltar al contenido

De improvisada califican suspensión de transporte público.

En la cadena nacional de esta semana, el presidente omitió mencionar esta disposición que afecta a la población que hace uso de este medio para movilizarse.

A menos de 24 horas de entrar en vigencia las medidas del decreto ejecutivo número 22 de la cuarentena, los usuarios fueron sorprendidos al enterarse vía twitter que no contarían con el servicio del transporte público a partir de este jueves 7 de mayo.

Todas las unidades de autobuses, incluyendo taxis y uber dejaron de circular este día, afectando no solo a la población autorizada para trabajar, sino a todos los salvadoreños que necesitan transportarse a centros de abasto, hospitales, entre otras actividades.

Secundando lo anunciado por el gobernante, el secretario jurídico de presidencia , Conan Castro, dijo que “no hay Uber, no hay taxi, no hay transporte colectivo. Solo existe el transporte colectivo que deba ser contratado por las empresas”.

Manifestó también que si “la persona que no tenga la capacidad de moverse debe quedarse en su casa” y que “la empresa que no pueda brindar transporte privado para llevar a sus empleados debe mantenerse cerrada”.

Apuntó que si las empresas que quieran seguir funcionando (y según el decreto puedan) tiene que decidir entre contratar transporte privado, hacer que sus empleados caminen o cerrar por 15 días.

La medida ha sido calificada como de “improvisada”, ya que ésta fue omitida en la última cadena nacional y faltando minutos para  entrar en vigencia, presidencia publica el decreto 23.

En el mismo, el ejecutivo aclara que “la administración pública y los empleadores privados autorizados para funcionar deberán proveer el transporte a sus trabajadores, desde el lugar de su residencia a su lugar de trabajo y viceversa”. Este servicio, dice el documento, será sin costo para el trabajador. 

Al respecto, Eduardo Escobar, el director ejecutivo de Acción Ciudadana, dijo que estas restricciones de circulación significan un cierre del país. “Al tener ese nivel de cierre y limitación del derecho de circulación, nos enfrentamos a un régimen de excepción que se aprobó bajo otro nombre y sin aval de la Asamblea Legislativa”, refirió.

Sin embargo, la Asamblea aprobó una ley de cuarentena que faculta al Ejecutivo, a través del Ministerio de Salud, a establecer todas las medidas de circulación adicionales que considerará necesarias para combatir la pandemia de coronavirus.

Población sin opciones para viajar

Los máximos representantes de las dos gremiales más importantes del transporte colectivo, Catalino Miranda, presidente de Fecoatrans,  y Genaro Ramírez de AEAS, señalaron que esta disposición sólo afectará a los ciudadanos que son de a pie.

Genaro Ramírez también opinó que esta medida lo tomó por sorpresa, pero que desde hace un mes había sugerido tomarla, debido a los costos que implica el funcionamiento de las unidades con pocos pasajeros. 

Por su parte, Miranda propietario de 294 unidades de 13 rutas dejó entrever que podría tratarse de un “error de dedo” de Bukele, y tendrán que acatar la disposición, pero exhortó a Bukele a que lo aclare.

Diputados, abogados constitucionalistas y el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Javier Simán, advirtieron que la ley de Cuarentena no le da la potestad al Gobierno para restringir la circulación del transporte colectivo ni de las personas y que el contenido restrictivo del decreto ejecutivo 22 es “inconstitucional”.

El doctor José Fortín magaña, presentó un recurso de inconstitucionalidad a estas medidas por considerar que no fueron estudiadas y son decretos que contradicen la ley y por otro lado ponen en riesgo la salud de los salvadoreños.

“El gobierno va a asesinar a salvadoreños indefensos. Al no haber transporte público, uber, taxis, nada, la gente se va a morir de hambre”, señalo Magaña.

Los salvadoreños, entre ellos personal médico que caminaron por horas para llegar a sus puestos de trabajos, hospitales  a retirar medicinas y exámenes médicos, llaman al ejecutivo a considerar  esta medida, la cual los tomó “desprevenidos”.

“Si hemos logrado llegar a nuestros destinos es porque pedimos “aventón” a los vehículos particulares. Para los hombres es más fácil hacerlo que para las mujeres y ancianos”, manifestó Julio  de la O, empleado.

El ejecutivo  aseguró que personal médico, los enfermos crónicos y con cáncer, tendrán a disposición unidades de transporte al llamar al 132 y coordinar la movilización,  pero la ciudadanía denuncia que no han atendido sus solicitudes.