Saltar al contenido

El covid-19 el negocio del gobierno de Bukele

Ayer se cumplieron 134 días desde que Bukele declaró por primera vez Estado de Emergencia por coronavirus.  El gobierno afirma que ha gastado $443,799,616.61, pero un porcentaje de la población se quedó fuera del bono y los paquete de alimentos, mientras médicos reclaman insumos para atender la pandemia.

La crisis sanitarias han sido la excusa del presidente salvadoreño Nayib Bukele y su gabinete a cargo del abordaje de la pandemia, para no rendir cuentas sobre los gastos realizados a la fecha.

Muchos de éstos son calificados de irregulares, incluso los mismos funcionarios de su administración  han sacado provecho de la pandemia, ofertando insumos médicos a pesar de no ser del rubro y cuyos precios fueron inflados.

Entre ellos se menciona al Ministerio de Seguridad, quien aprobó un contrato por $549,359.41 para abastecer de alimentos a los albergues, a nombre de Blanca Meléndez Portillo, quien es empleada del Tribunal Supremo  Electoral y excuñada de Carolina Recinos, Comisionada Presidencial, señalada por nepotismo.

A la lista se suma el ministerio de Turismo quien favoreció  con una adjudicación  al primo del Ministro de Salud, Francisco Alabí Montoya,  José Ángel Montoya a quien pagó $19, 500.00 por el alquiler de una casa con 7 camas frente al  hospital San Rafael.

Al respecto, la revista GatoEncerrado tuvo acceso a los documentos y se comprobó que la ministra Morena Valdez autorizó  el pago mensual de $6,500.00 mensuales por esta propiedad.

Los gastos también se dispararon y según la Corte de Cuentas, el gobierno ocupó $350,000,000.00  para la entrega del bono de $300.00, pero el Ejecutivo anuncio en cadena nacional que gastaría $450 millones.

En el portal  de presidencia.gob.sv, se confirma la entrega del subsidio destinado solo  llegó  a 750,00 familias, menos de lo que anunció el mandatario en cadena nacional.

Además, el ente contralor asegura que de estos $350 millones, hay 30 millones que no pueden justificarse, ya que hay 100,000 personas que recibieron el bono sin contar con los criterios para recibirlos.

En cuanto los paquetes de alimentos, el presidente prometió que éstos llegarían a 3.4 millones de familias y cada uno valorado en $50 cada una, sin embargo, el Ministerio de Agricultura bajo su costo a $30.00 y la cantidad.

A la fecha, el gobierno no ha informado cuántos paquetes han sido entregados, cuantos faltan por llegar y el costo total de estos.

Gastos sin poder justificar

En las primeras fases del Hospital El Salvador también existen irregularidades y la Corte de Cuentas reporta $13,334,066.61, pero tiene presupuestado que costará $86,665,933.49.

Asimismo, la auditoria examina $13.3 millones en gastos por avances del hospital en Cifco, los cuales presentan al menos cuatro irregularidades y el principal obstáculo es la negativa del ministro de Obras Públicas  que se resiste a brindar un informe sobre el uso de los fondos.

Por su parte, el ministerio de Economía reportó  el de  $2,000,000.00 por servicio de call centers ( TP El Salvador, ATENTO, Sykes El Salvador, GESEL, entre otros)  para encargarse de las consultas sobre el bono de $300.00  entregados a la ciudadanía.

Sobre la compra de insumos médicos, el gobierno de Bukele es señalado de  autorizar a la  empresa española de venta de repuestos de automóviles  Javi Performance Parts SL, valorador en  $11,927.050.00.

Las irregularidades en compras continúan con la adquisición de mascarillas por un monto de  $3,000,000.00 que hizo el ministerio de Salud a la empresa Lasca Desing LLC. que vende porcelana fina.

La mayoría de las compras  presentan irregularidades, ya que aparte de  no corresponder a los rubros establecidos, hay  fallas de ética al beneficiar a amigos, familiares y socios de funcionarios del gabinete de Salud.