Saltar al contenido

Durán y Muyshondt compiten por la Alcadía de SS y están acusados de pactar con pandillas.

El ministro de Trabajo, Rolando Castro  se lleva de “encuentro” a Durán al pedir cárcel para todos los que han negociado con pandillas, sin reparar que el actual ministro de gobernación también está implicado.

Las rencillas  e intereses políticos entre los funcionarios no tienen tregua y ambos buscan demostrar lo contrario de lo que se acusan, incluso ya hay demandas  ante la Fiscalía General de la República.

Castro, ex sindicalista es acusado por el edil de interferir en las decisiones sindicales de ASTRAM y de bloquear la candidatura del actual edil, quien busca la reelección del gobierno local de San Salvador.

Por su parte, el ministro de trabajo afirma que  el alcalde capitalino negoció con las pandillas y debe ser llevado a la cárcel, olvidando que  sobre el ministro de Gobernación del gobierno de Bukele,  también pesa una investigación por pactar con estas estructuras delincuenciales del país.

Durán, tiene una investigación abierta que está en  manos de la Fiscalía General de la República (FGR), producto de la Operación Jaque que reveló que el funcionario, en compañía de Carlos Marroquín Chicas, de Tejido Social, se reunieron al menos en tres ocasiones con el cabecilla de la MS, Edwin Ernesto Cedillos Rodríguez, apodado El Renuente; además de otros pandilleros, uno de los cuales es apodado El Trucha.

Sin embargo, Castro  fue claro al afirmar  “que se castigue a todas las personas que han financiado y pactado con las pandillas para comprar logística y armas, para asesinar a gente humilde. Estos no son más que delincuentes y tienen que estar capturados, estar tras las rejas porque han llevado luto, dolor y sangre a las familias salvadoreñas, a la gente más humilde y más vulnerable”.

De proceder las acusaciones, Castro también se llevaría de encuentro a Durán y tanto de Nuevas Ideas  como de ARENA estarían sin candidatos al comprobarse la participación de ambos, aunque se rumora en redes sociales que el nombramiento de Durán es un arreglo para favorecer al actual alcalde.

El pleito entre ambos funcionarios tiene como antecedente el retraso del pago de planillas de los sindicatos afines al gobierno y la supuesta injerencia  del rival del alcalde, Francisco Manzor. Inhabilitado tres días antes de la internas de ARENA.