Saltar al contenido

De 5.5 es la nota para Bukele por manejo de centros de contención.

La encuesta señalan deficiencias en  la realización de pruebas por covid-19 y su prevención, problemas de organización  e información.

Los protagonistas de la nueva encuesta del Instituto Universitario de Opinión Pública de la UCA, IUDOP, fueron los salvadoreños  remitidos a estos recintos por al ingresar al país o por “violar” la cuarentena.

Laura Andrade, directora de este instituto de opinión pública, dijo que 172 personas  participaron en el sondeo, algunos todavía permanecen en los albergues y mientras que otros que ya habían salidos.

Según los entrevistados, la falta de información sobre el proceso de salida, insuficiencia de  alimentos y agua, falta de pruebas de COVID-19 einstalaciones improvisadas; sin dejar de mencionar que los y procedimientos no fueron los adecuados para  prevenir el contagio, figuran entre las principales quejas las cuales calificaron con 87.5%  al no obtener respuesta.

El estudio también señaló que el 62.25% de los participantes no fueron aislados, contradiciendo las declaraciones del gobierno al afirmar que los casos importados de coronavirus mantenían el distanciamiento.

Sobre este aspecto, las personas encuestadas manifestaron que fueron confinadas en grupos de 2 a 5 personas en un mismo espacio y que solo cuatro de cada diez de ellos, cumplieron cuarentena en dos o más albergues.

El informe apunta que en las condiciones de aislamiento el 91.7% compartía habitación o espacio para dormir. En algunos casos con 2 personas (27.3%), de 3 a 11 personas (18.2%) y entre 12 a 20 personas (4.5%).  

Las personas que aún están en confinamiento( 60%) afirman que les han  realizado pruebas de covid-19, pero de éstas el 81.5% aún no recibido los resultados. Un 40% señaló que todavía no se les han practicado.

Los datos del IUDOP destacan un punto importante  y es que la mayoría de los entrevistados calificó de engañosa, confusa e insuficiente la información por parte de las autoridades.

Una salvadoreña retenida en el centro de contención: Centro Recreativo El Refugio en Chalatenango, manifestó que “los mismos coordinadores eran inaccesible ante nuestras necesidades, utilizaban el amedrentamiento para evitar la organización interna y expresas las situaciones”.

En su momento, el gremio médico, que no fue tomado en cuenta para estas medidas, afirmó que en dichos centros «se mezcló pacientes que estaban confirmados como positivos del coronavirus con pacientes que estaban con sospecha y con eso ya se les puso en riesgo».

También reprocharon al  ejecutivo que esto podría haberse evitado si se hubiesen seguido «los principios fundamentales de enfermedades infecciosas».

La mayoría de las  muertes registradas por covid-19,  15 en total, han sido adjudicadas a la negligencia en los protocolos.

Además, familiares de las víctimas y la sociedad civil consideran que existe una alta probabilidad de que los contagios se hayan dado al interior de los centros de contención por no haber implementado los protocolos de control de infecciones que recomienda la Organización Mundial de Salud.

El gobierno salvadoreño ha administrado un promedio de 90 centros de contención entre el 3 de abril y el 6 de mayo donde permanecen 4,016 personas retenidas.

Los representantes del IUDOP informaron que este sondeo se realizó entre el 11 y el 23 de abril de 2020.