Saltar al contenido

Congresistas EE.UU: Gobernanza de Bukele debilita la Democracia y Estado de Derecho.

El uso arbitrario y excesivo del poder, las presuntas negociaciones de la administración Bukele con la MS-13 y el desafío a las órdenes judiciales, preocupa a los legisladores estadounidenses.

Una nueva misiva llega a manos del presidente salvadoreño Nayib Bukele de parte de congresistas del gobierno de Donald Trump, en la cual expresan su preocupación por “el constante abandono del estado de derecho y normas democráticas que el hemisferio ha luchado por preservar”.

A estas críticas, se suman los congresistas David Joyce, Mario Díaz-Balart, Rodney Davis, Brian Fitzpatrick, Alex Mooney y Francis Rooney, todos republicanos de la Cámara de Representantes, quienes observan un debilitamiento democrático en el país.

Sus preocupaciones también las comparten oficiales de alto rango dentro de la Corporación Desafío del Milenio de los Estados Unidos en el país, quienes criticaron el “uso de tropas de parte del gobierno para intimidar a la Asamblea Legislativa y esfuerzos para socavar decretos judiciales que llaman a extensiones potenciales de poder durante la pandemia”.

Otro tema que llama la atención de los congresistas son “los reportes de que el gobierno de El Salvador pudiera legalizar a la MS-13, la más larga y peligrosa banda en los Estados Unidos, al entrar en un proceso de negociación riesgoso que pudiera empoderar aún más esta organización criminal».

Asimismo, le recuerdan al presidente Bukele, que la MS-13 ha sido tipificada por su propio gobierno como una “organización doméstica terrorista y está activamente involucrada en el tráfico de drogas y la trata de menores y ha aterrorizado comunidades americanas con crímenes violentos y brutales”.

“Los Estados Unidos, a través de su participación en la Organización de Estados Americanos y a través de su propia política externa, ha promovido durante mucho tiempo instituciones democráticas fuertes, la adherencia al estado de derecho, y el respeto por los derechos humanos a través de las Américas”, manifiestan en la misiva.

Gobernar bajo estos valores, señalan, promueven la seguridad y la prosperidad los ciudadanos, incluyendo a los salvadoreños. Por lo tanto, llaman al gobierno a mantener la tradición de democracia y de libertad que por décadas ha estado presente.

“Nuestro compromiso con la libertad es implacable. Por eso nos hemos opuesto a las dictaduras que actualmente gobiernan Cuba, Nicaragua y Venezuela” y le recuerdan al presidente Bukele, que por décadas El Salvador ha sido un miembro de la comunidad de naciones libres y democráticas en nuestro hemisferio.

Por lo tanto,“ es nuestra más sincera esperanza que esta importante tradición continúe para el beneficio de las Américas, los Salvadoreños, y los ciudadanos de nuestras naciones vecinas en la región”, sostienen.

Finalmente, los firmantes traen a cuenta que hay más de dos millones de salvadoreños que viven y trabajan en EE. UU y subrayan que “Mediante nuestro Congreso, nuestros ciudadanos han hecho grandes inversiones en las instituciones de El Salvador, la seguridad y su economía”.

Este es el segundo llamado que los legisladores estadounidenses hacen al presidente Bukele y según José Miguel Vivanco, director de HRW, es un “inesperado golpe para el gobernante salvadoreño.

“Creo que Bukele no podrá seguir diciendo que solo recibe críticas de “un par de políticos de oposición en EE,UU”. Seis congresistas republicanos expresaron su preocupación lo que parece ser un lento pero seguro abandono del estado de derecho”, puntualizó Vivanco.