Saltar al contenido

Congresista Eliot L. Engel pide a Bukele no usar pandemia para socavar la Constitución salvadoreña

A través de una carta, el funcionario norteamericano pide al mandatario respetar los derechos humanos, la democracia y las normas internacionales.

Las acciones ejecutadas por el Ejecutivo  para enfrentar la pandemia, es motivo de preocupación para la comunidad internacional al poner en riesgo el respeto a los derechos humanos y el estado democrático.

Sin embargo, el presidente salvadoreño resta importancia a las recomendaciones y peticiones de organismos internacionales y de los Órganos Judicial y Legistativo del país que dirige.

La más reciente solicitud viene del congresista de la Cámara de Representantes de EE.UU., Eliot L. Engel, quien a través de una carta dirigida al presidente Nayib Bukele, en la que reafirma los lazos de amistad, también desaprueba las medidas adoptadas para resguardar a la población del Covid-19.

Asimismo, Engel enfatiza que  para enfrentar la pandemia, es importante que los líderes protejan la salud pública  garantizen  el respeto los derechos humanos y  las instituciones democráticas.

Respecto a esto,  el congregista  señala que  las  numerosas acciones que tomadas por el presidente Bukele  ponen en peligro los derechos humanos de la población salvadoreña y la democracia del país.

“Le pedimos respetuosamente que reconsidere estas acciones y no use el COVID-19 como pretexto para socavar la Constitución Salvadoreña y las normas internacionales”,precisa Engel.

En la misma carta,  él hace referencia a la resolución de la Sala de lo Constitucional del 15 de abril, en la que se ordenó al gobierno no detener a las  personas acusadas de no cumplir la cuarentena obligatoria o confiscar los vehículos de su propiedad.

De igual manera, el funcionario del Congreso Estadounidense, ve con preocupación el reporte de la Oficina de Derechos Humanos de El Salvador, al cual  resgristra 778 abusos de parte de las fuerzas armadas salvadoreñas.

“En lugar de cumplir con la orden de la Sala de lo Constitucional se hicieron 60 detenciones más desde la orden de los mismos. Le instamos a adherirse a la Constitución de su país y respetar la autoridad de los poderes Legislativo y Judicial de El Salvador”, reza la petición.

A su vez, considera que  las políticas para promover el distanciamiento social son esenciales, “pero ellas también deben asegurar la protección de los derechos humanos fundamentales”.

Sobre las últimas acciones que ha tomado con los privados de libertad, dice que “no contribuyen al paro del propagación del COVID-19 en estas instalaciones “ y que califica de “pertubadoras”.

Para ello cita la publicación del Washington Post y manifiesta que las fotos publicadas esta semana por el gobierno mostraban “cientos de reos solo utilizando un short y hacinados en los pisos de la prisión mientras sus celdas eran registradas. Algunos llevaban tapabocas, pero la mayoría tenía muy poca protección ante un posible propago del coronavirus.” señala el representante de la Camára.

A su juicio,  estas acciones no frenan la violencia en el país, sino hacen más fácil el contagio del COVID-19 en las prisiones, en los empleados de ellas y eventualmente en la comunidad.

“Entendemos la necesidad de detener la violencia de las pandillas en El Salvador y capturar a las mentes maestras detrás de todos los responsables de los homicidios. Pero al mismo tiempo, creemos que combatir al crimen organizado debe ser ejecutado de tal manera que mantenga las normas internacionales y no contribuya al propago de la enfermedad”, precisa.

Para el funcionario norteamericano, “sería negligente de nuestra parte  no declarar nuestra creencia que cualquier política relacionada con el uso de la fuerza letal debe llevarse a cabo de acuerdo a las normas internacionales “ y  llama a la Fiscalía General a investigar cualquier abuso.

Finalemente,  se solidariza con el pueblo salvadoreño y recalca que ambos paises  se enfretan a los desafíos del COVID-19, pero ante todo debe prevalecer el  respeto a las instituciones democráticas y los derechos humanos fundamentales es importante hoy más que nunca.