Connect with us

Internacionales

Comunidad internacional llama al gobierno restablecer el “orden constitucional» tras la destitución de cinco magistrados de CSJ y el Fiscal General.

La vicepresidenta, Kamala Harris, el Relator Especial de la ONU, Congresistas de Estados Unidos, la OEA y HRW, condenaron la decisión del órgano legislativo, la cual fue avalada por el presidente Nayib Bukele.

En su primer día y tras ocupar los curules del palacio Legislativo, la empoderada bancada de Nuevas Ideas, apartó del camino a cinco Magistrado de la Sala de lo Constitucional por considerar que cometieron «fraude a la constitución» y violar la separación de poderes.

Además, de los Magistrados de la CSJ, los diputados oficialistas también destituyeron, horas más tardes, al Fiscal General de la República, Raúl Melara.

Según el mismo Bukele, “la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, por parte de la @AsambleaSV es una facultad INCONTROVERTIBLE expresada CLARAMENTE en el artículo 186 de la Constitución de la República”, citó en su cuenta oficial de twitter.

Para la comunidad internacional, la iniciativa, tildada por la oposición salvadoreña como la “orden presidencial”, fue calificada como un “Golpe de Estado al poder judicial” y “asalto a la democracia”.

La noticia provocó un tsunami reacciones por parte del gobierno norteamericano, entre ellos el de la Vicepresidenta de Estados Unidos Kamara Harris y miembros del Senado norteamericano, quienes expresaron su preocupación de la situación política que viven en El Salvador e hicieron el llamado a restablecer el orden constitucional.

En su cuenta oficial, Harris escribió: “Nos preocupa profundamente la democracia de El Salvador, a la luz de la votación de la Asamblea Nacional para destituir a los jueces del tribunal constitucional”. “Un poder judicial independiente es fundamental para una democracia sana, y para una economía fuerte”.

Asimismo, Julie Chung, subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de los Estados Unidos, también externo y aclaró que «una relación sólida» entre ambos países dependerá de que el gobierno respete y defienda la separación de poderes y las normas democráticas. 

Por su parte, Jim McGovern, miembro de la Cámara de los Representantes, dijo sentirse preocupado y “enojado por la nueva votación mayoritaria de la Asamblea Nacional del presidente Bukele para destituir a todos los jueces de la Sala Constitucional».

El mismo sentir expresó el relator especial de la ONU, Diego García- Sayán, quien tampoco vaciló en condenar «los pasos que viene dando el poder político para desmantelar y debilitar la independencia judicial de los magistrados destituyendo a integrantes de la Sala Constitucional».

Otro que se refirió a la destitución de los Magistrados salvadoreños fue el director para las Américas de la organización Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco y declaró que harían todos los esfuerzos posibles para afectar la relación de El Salvador y Estados Unidos, lo cual provocó otro enfrentamiento con el mandatario.

“Quiero que a Bukele le quede claro: Haremos todos los esfuerzos para que este asalto a la democracia afecte su relación con el gobierno de EE.UU, el Banco Mundial, el FMI y el BID. Hoy en Washington el Estado de Derecho es una condición necesaria”, reitero Vivanco.

Con la avalancha de críticas de la comunidad internacional, Bukele se respondió con otro tuit en el cual aseguraba que estaba limpiando la casa y “eso no es de su incumbencia”.

Al respecto, la exdiplomática estadounidense Maricarme Aponte , afirmó en una entrevista a la Voz Pública, que la decisión de “destituir a magistrados y al fiscal está fuera de los márgenes de la Constitución. creo que hay órdenes y procesos que todos los países del mundo observan y son sus reglas. Aquí hubo una violación de las reglas y creo que incumbe”.

Finalmente, se conoció que el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken dijo que habló hoy con el presidente Bukele para expresarle sus serias preocupaciones sobre la decisión de socavar al más alto tribunal de El Salvador y al fiscal general de la República.

Seguir leyendo

Internacionales

Ricardo Zúniga recalca que las destituciones de Magistrados y del fiscal “no fueron apegadas a la Constitución”

El funcionario estadounidense asegura que, al revertir la decisión del congreso, El Salvador daría un mensaje de respeto a la seguridad jurídica a los socios y a la comunidad internacional.

Para el enviado especial estadounidense al Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, la decisión de la Asamblea Legislativa de destituir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y el Fiscal General no fue apegada a la Constitución y pidió restaurar la situación que había el 30 de abril pasado.

Su petición se da en el marco de su segunda visita a El Salvador en la que afirmó que: “Nosotros no estamos de acuerdo con la decisión tomada por la Asamblea Legislativa para destituir a los cinco magistrados y el Fiscal General”.

Asimismo, dijo que, “fue importante entender los argumentos contrarios y hacerlo en un espíritu de respeto, pero lo esencial es volver un pleno apagamiento a la Constitución y la ley”.

Zúñiga, que visitó el país por segunda vez en un mes, reveló que se reunió con el presidente Nayib Bukele, la cual describió como “muy cordial” al tiempo que la calificó como “reuniones muy productivas”.

Además, sostuvo otros encuentros con la canciller Alexandra Hill, la directiva de la Asamblea Legislativa, los partidos políticos, sociedad civil, empresarios privados y diplomáticos de otros países acreditados en El Salvador.

Sobre los temas abordados, el enviado del Triángulo Norte, manifestó que “Pudimos hablar tanto de asuntos que hay coincidencias como asuntos que hay diferencias, incluyendo este asunto de la Asamblea Legislativa el 1 de mayo”, precisó” Zúñiga.

“Vine a transmitir las preocupaciones del gobierno de Estados Unidos, que compartimos con ONU, OEA y nuestros socios internacionales”, acotó, al tiempo que también se refirió a que en la conversación con Bukele, hablaron del compromiso estadounidense con el bienestar de El Salvador.

Aclaró que, al finalizar su visita por este país centroamericano, tendrá reuniones con la Casa Blanca, el Congreso, el Departamento de Estado, para analizar y decidir qué hacer para avanzar en la agenda de avances compartidos con El Salvador a fin de mejorar los intereses nacionales de ambos países.

Zúniga también subrayó que “tienen que analizar qué áreas de cooperación pueden ser afectadas, si hubo decisiones que estuvieron fuera del marco legal”, ya que su visión “es trabajar dentro del marco de la constitución, dentro del marco de los procedimientos establecidos, para generar confianza en la comunidad internacional y más que todo en los salvadoreños”.

Finalmente, el diplomático recordó que en el Congreso hay una ley que cumplir sobre un listado de personas involucradas en actos de corrupción, la llamada Lista Engel y reiteró que entre las prioridades estadounidenses en la región están “la seguridad, gobernanza, prosperidad y también la importancia de una cultura democrática y eso incluye a la libertad de prensa”.

Al respecto, el gobernante salvadoreño expreso en su cuenta de twitter: “Para las voces que aún piden que volvamos al pasado. Con mucho respeto y cariño: los cambios que estamos realizando son IRREVERSIBLES», rechazando con ello la petición del emisario de Washington, Ricardo Zúñiga.

Por su parte, Napoleón Campos, experto político internacional, opina que “la comunidad democrática internacional le ha tendido la mano a Nayib Bukele, cuando lo exhorta a rectificar, a restaurar el orden constitucional en el país, lo está invitando a volver a los principios y valores democráticos, yo espero que el presidente Bukele acepte esa mano que le han tendido y evite ser sujeto de sanciones internacionales”.

Seguir leyendo

Centroamérica

Milton Benítez “El Perro Amarillo” utiliza al pueblo para fines personales.

El controversial comunicador se aleja de la objetividad al tener entre sus financistas a narcotraficantes de Centroamérica.

Benítez, se ha caracterizado por denunciar a funcionarios y empresarios hondureños, vinculados con ilícitos a través de sus redes sociales, pero hoy, muchos de esos personajes financian su candidatura independiente.

De acuerdo con sus críticos, “El Perro Amarillo” abandonó la supuesta objetividad que abanderó desde su programa en redes sociales, el cual utiliza como trinchera para atacar y denunciar a funcionarios y empresarios de Honduras.

Sin embargo, hoy es señalado de “venderse al mejor postor” para manipular a la población a fin de ganar simpatía y asegurar la silla presidencial de esa nación centroamericana y con ello favorecer a las mafias.

La fuente que pidió el anonimato, señala que Pepe Lobo, Rosa Elena Bonilla de Lobo, el Tigre Bonilla, el Capitán Santos Orellana, también el Colegio Médico Hondureño y los herederos de los Cachiros, son algunos que financian su candidatura.

Con estos patrocinios, Milton Figueroa Benítez se quita la máscara y revela los intereses partidarios que lo mueven para “cumplir las órdenes de sus financistas y centrar los ataques contra sus críticos del sector privado y del gobierno de Juan Orlando Hernández.

La mayoría de quienes apoyan económicamente su candidatura, tienen un pasado de corrupción, tal es el caso de Rosa Elena Bonilla de Lobo, esposa del expresidente Pepe Lobo, acusada en septiembre de 2019 de apropiarse de casi $500 mil de los fondos públicos provenientes de donaciones internacionales.

No obstante, el “perro amarrillo”, defiende en sus redes sociales al exfuncionario y a su esposa, desvirtuando cualquier acusación contra ellos ya que afirma que se trata de un complot.

Otro de los financistas vinculados al narcotráfico son los herederos de Los Cachiros, una de las familias más mafiosas de la región centroamericana, están respaldando a su candidatura, elevando las dudas sobre la veracidad y parcialidad del comunicador.

Milton Benítez usa el descontento del pueblo y se presenta como la única opción para combatir la corrupción, el mismo mensaje que el presidente salvadoreño empleó y que ahora es criticado por las organizaciones de la sociedad civil de haber engañado a la población y poner en riesgo la democracia.

Se trata de discursos demagógicos con los cuales buscan manipular a la población más vulnerables y al igual que Nayib Bukele, Benítez se presenta como “el salvador” de los hondureños que terminará con la corrupción, una corrupción que asolapa a cambio del apoyo financiero de las mafias de Honduras, señala la fuente.

Los críticos también sostienen que los negocios del comunicador con las mafias no son nuevos y que la campaña en contra de JOH es una estrategia mediática por parte de los narcotraficantes para financiar campañas por medio de amigos periodistas y quitar del paso a sus adversarios.

Por otra parte, en las salas de redacción y en el ambiente político se cuestiona la tendencia del espacio de opinión de El Perro Amarillo, que ha arreciado los ataques hacia varios sectores hondureños, con mayor énfasis al Gobierno de JOH y empresarios nacionales.

Seguir leyendo

Popular