Saltar al contenido

Caída del precio del petróleo: las consecuencias para América Latina de la caída del valor del crudo en medio de la crisis por el coronavirus

La pandemia del coronavirus continúa impactando la economía mundial, en particular el precio del petróleo...

A la marcada caída del valor del crudo el pasado mes le siguió este lunes el desplome histórico de los precios a futuro del petróleo estadounidense de referencia West Texas Intermediate (WTI), que llegó a cotizarse en negativo.

  • El petróleo estadounidense se desploma y se cotiza por debajo de cero por primera vez en la historia

El WTI comenzó la jornada cotizándose en torno a los US$18, pero llegó a caer hasta los US$-37,63. En negativo, algo sin precedentes.

El principal factor que explica esta caída de precios es la drástica reducción de demanda energética por el coronavirus, una epidemia que mantiene a más de 3.000 millones de personas de todo el mundo confinadas en sus hogares.

Además, cabe recordar que el petróleo se comercia con su precio a futuro y los contratos para mayo expiran este martes 21 de abril.

Los operadores buscaban deshacerse de esos contratos para evitar tener que hacerse cargo del costo del traslado y almacenamiento de algo para lo que la demanda es tan baja ahora mismo.

  • Cómo el coronavirus está dejando al mundo sin lugares donde almacenar el petróleo

Arrastrado por el WTI, especialmente en la última parte de la sesión del lunes, el petróleo Brent (referencia en Europa y el resto del mundo) para entrega en junio cayó un 8,90% hasta los US$25,58.

Caída de marzo

El pasado 9 de marzo, los precios del crudo cayeron hasta un 30% –el mayor desplome en un día desde la Guerra del Golfo en 1991– después de que Arabia Saudita anunciara un aumento de su producción tras el colapso del acuerdo de recorte de bombeo de Rusia con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para estabilizar los mercados petroleros.

Lo que entonces se vio como la desintegración de la OPEP+ -el grupo compuesto por la OPEP, Rusia y otros países productores de petróleo- ponía fin a más de tres años de cooperación en el mercado petrolero y marcaba el inicio de una «guerra de precios».

Sin embargo, finalmente la OPEP y sus aliados productores de petróleo llegaron a un pacto para reducir la producción en 9,7 millones de barriles por día a partir del 1 de mayo, aunque muchos argumentan que aún no será suficiente para contrarrestar la caída de la demanda.

Este panorama ha hecho que los principales organismos internacionales y los bancos de inversión adviertan que el crecimiento global y regional será mucho menor que lo previsto antes del brote e incluso de que habrá recesión.

¿Cómo afecta la caída del petróleo a la región?

Los países de América Latina más afectados por el desplome petrolero son Venezuela, Colombia y Ecuador, porque sus ingresos fiscales dependen directamente del valor de sus exportaciones de crudo.

En el caso de México es un golpe duro para la estatal Pemex -la petrolera más endeudada del mundo- y para los planes de inversión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, aunque no tendría un efecto tan grave sobre las finanzas públicas, dado que el país ha diversificado sus fuentes de ingreso.

En otros países como Brasil y Argentina, que también son productores de petróleo, la caída del crudo no dañaría tanto las arcas fiscales, porque sus cuentas fiscales no dependen directamente del recurso.

Como contraparte, el resto de los países de la región que son importadores de petróleo, se verán beneficiados con los precios más bajos, una buena noticia en medio del caos financiero global por el coronavirus.

La pesadilla de Venezuela

Oficialmente más del 90% de las exportaciones venezolanas son petroleras, lo que teóricamente hace del crudo el principal ingreso del país.

«Las sanciones impuestas por Estados Unidos, la baja en la producción local y la caída del precio en los mercados internacionales provocan una combinación letal para Venezuela», le dijo a BBC Mundo Francisco Monaldi, experto en política energética latinoamericana y académico del Instituto Baker de la Universidad Rice, Estados Unidos.

Y como las arcas fiscales recibirán aún menos ingresos, el país tendrá más dificultades para pagar las deudas contraídas con China y Rusia.

«Ni siquiera le alcanzará para pagar los intereses», señaló en marzo Antonio de la Cruz, director ejecutivo del centro de estudios Inter-American Trends e investigador del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), con sede en Washington, DC, en conversación con BBC Mundo.

Por otro lado, es poco probable que aumenten las inversiones en los campos que producen crudo extrapesado, dado que el costo de producción es muy alto.

En este escenario, el desplome del precio del petróleo desencadenará una merma significativa de ingresos.

  • Los inesperados efectos que el coronavirus puede tener en tu bolsillo

Un golpe a la economía colombiana

Colombia queda en una difícil situación con el desplome petrolero porque el crudo se ha convertido en la principal fuente de ingreso de divisas del país en las últimas dos décadas.

Y con la abrupta caída del peso colombiano el mes pasado, el panorama no es muy alentador.

«Casi la mitad de las exportaciones son derivados del petróleo. Por eso la caída del peso colombiano [el lunes 9 de marzo] ha sido la más pronunciada de la región», dijo entonces el corresponsal de BBC Mundo en Colombia, Daniel Pardo.

«Esto se da en un momento complejo para el presidente, Iván Duque, cuya aprobación en las encuestas, de alrededor del 20%, se ha deteriorado en los últimos meses».

  • Cómo te puede afectar el desplome de las monedas en América Latina por el coronavirus

La economía colombiana fue de las que más creció el año pasado en América Latina debido a un boom de consumo que ahora, con el aumento del dólar y un posible brote inflacionario, puede estancarse.

Eso se añade al aumento del desempleo, que marcó un 12,8% en enero, y a que este año el estado recibirá menos recaudación tras la aprobación de una polémica reforma tributaria impulsada por Duque.

«El presidente tendrá que ver por dónde recorta el gasto público o aumenta el ingreso fiscal para evitar que los déficit fiscal y comercial se pronuncien más de lo proyectado», explicó Pardo.

El dilema de Ecuador

Así como ocurre en Colombia, el gobierno de Lenín Moreno en Ecuador se verá enfrentado a la disyuntiva de recortar el gasto público o endeudarse, comentó Antonio de la Cruz.

Ecuador necesita aumentar la producción para generar más ingresos, la principal razón que llevó al país a retirarse de la OPEP.

Pero con la caída de los precios del crudo, el país quedó en una situación muy compleja, puesto que debe honrar sus deudas con el Fondo Monetario Internacional pero al mismo tiempo se arriesga a la inestabilidad política si recorta subsidios o programas sociales, como le ocurrió con las protestas del año pasado.

Una situación que puede repetirse también en el caso de los otros países exportadores de petróleo.

«Al final los gobernantes tendrán que decidir si se endeudan o ajustan», con las consecuencias políticas y económicas que la decisión implica.

Esta nota fue publicada en bbc