Saltar al contenido

Bukele sin pronunciarse por nepotismo de Carolina Recinos

El gobierno prometió terminar con las redes compadrazgo y nepotismo, pero la Comisionada Presidencial hizo caso omiso y es señalada por esta práctica corruptiva.

A la fecha, el presidente Bukele ha silenciado su Twitter, al menos en este tema, y se desconoce si tomará acciones para hacer valer sus palabras a acabar con la corrupción, aun así se trate de sus funcionarios.

Algunos políticos han expresado que el mandatario no tiene la moral para denunciarlo porque él también tiene en su gabinete a hermanos, primos, tíos, amigos y a socios en cargos públicos.

Sostienen que, Bukele disfrutó hacer público el “familión de Sánchez Ceren”, incluso publicó tuits con los nombres, apellidos, cargos y salarios, acusándolos de haberse lucrado del Estado, una acción que fue aplaudida por la población.

Sin embargo,  el gabinete de Nuevas Ideas es una réplica del “familión” FMLN y sus funcionarios  se aprovechan de sus cargos para beneficiar a amigos y familiares, tal es el caso de Carolina Recinos quien  favoreció a familiares con plazas en varias dependencias del Estado.

A la fecha, el presidente Bukele ha silenciado su Twitter y no hay una posición oficial con respecto a las contrataciones de cuatro hermanos de la funcionaria y  abusar de su puesto para que un banco gubernamental le otorgaran un préstamo $22, 514 para su hermana.

Por su parte, la Comisionada Presidencial, Carolina Recinos de Bernal, se defendió ante los señalamientos que se han hecho en su contra y defendió la contratación de cuatro hermanos y el préstamo otorgado por BANDESAL a otra  hermana de la funcionaria.

Recientemente, la presión de la redes sociales hizo que el mandatario, “separado” del cargo al presidente del Fondo Ambiental de  El Salvador (FONAES), Jorge Aguilar Zarco tras haber sido denunciado ante el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) de haber hecho negocios con el Estado a través de su empresa llamada INSEMA.

Para sorpresa de la población,  el día de ayer, el Secretario privado de la Presidencia Ernesto Castro, aclaró que no fue despedido por el presidente Nayib Bukele tras descubrirse que hizo negocios con sus empresas y el Ministerio de Salud durante la emergencia por la pandemia de coronavirus, cuando el Gobierno podía evadir las licitaciones que manda la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (LACAP).

«No lo despidió, lo separó temporalmente del cargo y ahora hay que ver cuáles son los resultados (de las investigaciones)», manifestó Castro.

Con estas declaraciones, el gobierno avala los actos de corrupción  en su administración y engaña a la población  con campañas publicitarias de una supuesta transparencia para desviar la atención.

En el caso de Recinos, representantes del partido político Nuestro Tiempo presentaron una denuncia  en su contra ante el Tribunal de Ética Gubernamental (TEG) por nepotismo y conflicto de interés.