Saltar al contenido

Bukele retiene el Fodes por “capricho y cálculo electoral”

Alcaldes y empleados municipales de todo el país acusan al presidente y a su gobierno de castigarlos al retener $165 millones destinados para el Fodes.

La Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (Comures) pasó de las palabras a los hechos al realizar una protesta masiva a nivel nacional para que el gobierno de Nayib Bukele y al ministro de Hacienda para que transfieran los fondos a los gobiernos locales.

De acuerdo a Comures, también les debe transferir 75 millones de dólares que fueron autorizados por la Asamblea Legislativa, a través de un préstamo aprobado por los diputados.

Sin embargo, aseguran que ese dinero se adeuda desde hace cuatro meses, lo cual golpea la operatividad de muchas alcaldías, castigando a las comunidades por un “capricho y cálculo electoral”.

El alcalde de San Marcos, Fidel Fuentes, no descartó que las protestas y acciones de cierre de vías continuarán hasta que el presidente Bukele acceda a reunirse con una comisión de la Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (Comures).

Por su parte, Juan pablo Álvarez, dijo “que si es necesario podrían cerrarse fronteras. Lo que necesitamos es que se establezca una mesa de diálogo para buscar alternativas. Este día es como una prueba que se ha desarrollado”, precisó el edil.

La situación que viven las municipalidades es “grave, porque el Fodes no es un regalo, es ley, y se está incumpliendo”, manifestó, Milagro Navas, Presidenta de Comures.

Según los ediles y comunidades, el gobierno está incumpliendo el artículo 207 de la Constitución de la República y el decreto legislativo de la ley del Fodes”, por lo que dieron un “ultimátum” para que se autorice la transferencia, de lo contrario, amenazan con endurecer las acciones de protesta.

Boanerge Carranza, alcalde de Jucuarán, invitó a sus colegas a defender a sus gobernados y denunció que por “un capricho electoral están castigando a los más vulnerables de nuestro país”.

Esta es la segunda protesta masiva que realizan los alcaldes a nivel nacional, la primera ocurrió el pasado 24 de septiembre en la que exigían dichos recursos para atender las necesidades de las comunidades.

A diferencia de lo que argumenta el presidente y sus funcionarios, a lo mejor por desconocimiento, la Ley del Fodes si permite usar un porcentaje de hasta un 25% para gastos de funcionamiento, incluído salarios a las comunidades.

En respuesta a las marchas, el presidente Bukele responsabilizó al Frente y ARENA de estar tras las protestas y de propiciar un contagio masivo de Covid, pero las redes sociales le recordaron al gobernante que él expuso a la población a contagio masivo durante la entrega del bono de $300 y al autorizar las marchas de sindicalistas afines a su gestión y terminó culpando a sus adversarios de sus errores.

Los usuarios de Twitter también escribieron que “Bukele sabe que asfixiar financieramente a las alcaldías antes de las elecciones, les imposibilita de hacer obras. Con tal de beneficiar a sus candidatos, es capaz de incendiar al país”.

Finalmente, los alcaldes argumentan que necesitan dinero para proyectos y no para campaña como señala el gobierno, al tiempo que afirman que lo que reclaman es legítimo.

Organizaciones Civiles sostienen que el tema de los fondos ha pasado al plano político-electoral y la estrategia del gobierno es debilitar a las municipales para abrirle camino a sus candidatos, pues no tiene ni uno como Nuevas Ideas.