Saltar al contenido

Bukele NO eliminará impuesto de “contribución especial para seguridad” como lo prometió.

Esta sería eliminada en su administración, pero ahora lo justifica como “necesaria” para el bono a soldados y policías, sumando otra mentira más.

Durante la campaña presidencial, el tema de la eliminación de impuesto a la telefonía mantuvo enfrentados a tres candidatos, menos al del FMLN, que se ha mantenido en silencio en esta disputa y no es para menos, Sánchez Cerén fue el impulsor de dicho impuesto.

Tanto Vamos, ARENA como GANA, instituto político que catapultó a Bukele, hicieron de la contribución especial para seguridad, una promesa de campaña, incluso el ahora presidente, acusó en redes sociales a su contrincante ,Carlos Calleja, de “haberle robado” la idea.

El 4 de diciembre de 2018, @nayibbueke dijo: “empecemos quitanto el impuesto a la telefónica y a la tecnología. A la vez, también, subamos los salarios a POLICÍAS Y MILITARES y financiemos todo eso con ponerle los MISMOS impuestos que pagamos todos y un 1% a las propiedades con un valor arriba de $500,00.”

Sin embargo, la disputa por un impuesto que sigue afectando el bolsillo de los salvadoreños, es calificada por la población, aún entre sus mismos simpatizantes, de otra mentira.

Es más, la Sala de lo Constitucional señalo en junio del 2018, que la contribución de $0.05 por recargas a las telefonías móviles que operan en el país a fin de contribuir a la seguridad nacional vulnerar el principio de equidad tributaria.

Por su parte, Carolina Recinos, comisionada presidencial para Operaciones del Gabinete confirmó en octubre de 2019,que los salvadoreños continuarían pagando en sus facturas telefónicas el 5% concebido como Contribución Especial para la Seguridad Ciudadana y Convivencia (CESC) y con ello también se confirmaba el incumplimiento de una de las promesas de Nayib Bukele.

Tanto la CESC como el impuesto a los grandes contribuyentes significó para el Estado una recaudación de $207 millones en 2019, un monto nada despreciable para el Ejecutivo.

Dentro de la estimación de ingresos y gastos del próximo año, Hacienda incluyó en el rubro de contribuciones especiales el impuesto del 5 % a la telefonía, aprobado por la Asamblea en 2015 para tener una vigencia de cinco años. Su vigencia, que termina en noviembre de 2020, se prolongaría por más tiempo el cual no especificó.