Connect with us

Corrupción

Bukele, dos años de populismo, corrupción y menos democracia.

Las encuestas le da un 86.5 a su gestión, pero tras estos resultados hay una millonaria inversión en publicidad, tanto a nivel nacional como internacional. A pesar de su aceptación, el gobernante abraza la corrupción que criticó a sus antecesores.

El mandatario Nayib Bukele, cumple dos años de gestión en medio duras críticas de la comunidad internacional ante la destitución de los magistrados de la Sala de lo Constitucional y del fiscal general por parte de los diputados oficialistas que controlan el poder legislativo, decisión aprobada por el jefe de Estado.

Desde su llegada al poder, con el apoyo incondicional del partido GANA, que surge de una fractura política de ARENA, Bukele centró su trabajo en debilitar a la oposición y para lograrlo, invirtió millones de dólares en especialistas de marketing político, cabilderos y asesores venezolanos.

La confrontación con la pasada legislatura, la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía y hasta con la Procuraduría de Derechos Humanos, surgen a raíz de los señalamientos por el abuso de poder del presidente y la falta de transparencia de los fondos, esté último detonó con la militarización de la Asamblea Legislativa en febrero del año pasado, acto que fue calificado como un intento de “golpe de Estado” por los parlamentarios.

Con las elecciones para diputados y alcaldes de principio de año, el pleito terminó con los diputados salientes, ya que ahora tiene control total del poder Legislativo, pero arreciaron contra la Sala de lo Constitucional por una serie de fallos, que, para el mandatario, le restaban facultados.

Finalmente, nueve meses después de emitirlos, llega la orden de destitución y la nueva Asamblea Legislativa, en la primera sesión, votó por la destitución de los Magistrados y el fiscal general, nombrando simultáneamente a sus sucesores, proceso que continúa siendo señalada de inconstitucional.

Sobre este último acontecimiento, diversos sectores de la sociedad civil y la comunidad internacional, criticó la medida de los partidos afines al presidente, entre ellos el partido oficialista de Nuevas Ideas y sus aliados GANA, el Partido de Concertación Nacional (PCN) y Partido Demócrata Cristiano (PDC), y advirtió que era un golpe a la separación de poderes e independencia judicial.

Tanto los Estados Unidos como la Unión Europea han intervenido para que se revierta esta decisión parlamentaria, pero Bukele se mantiene firme al decir que es “irreversible”, aun cuando no está entre sus facultades.

Desquebrajamiento de la democracia

Ni los señalamientos de corrupción en la malversación de los fondos del Estado y donaciones, tampoco los casos de nepotismo en su gobierno, son motivos suficientes para cuestionarlo, por el contrario, califican su gestión con un 86.5 por ciento.

Este amplio apoyo le dio 61 diputados con la coalición de GANA en las elecciones pasadas, sumándose otra alianza con el PDC y PCN para sumar 64 diputados, quienes ahora junto con el presidente salvadoreño.

De acuerdo a los sondeos de opinión del Centro de Estudios Ciudadanos (CEC) de la Universidad Francisco Gavidia y del Instituto Universitario de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana (Iudop), a nota del mandatario es de 8.87 y 8.3.

Sin embargo, la Coordinadora Salvadoreña de Movimientos Populares calificado de “negativo” al analizar la situación política que deja ver retrocesos en materia democrática y participación social.

Además, dicen que, en el actual gobierno, no hay verdaderos cambios, por el contario, hay una profundización del modelo autoritario y neoliberal, que se refleja en la migración, un tema de agenda en el triángulo Norte y que Bukele desestima.

Por su parte, Óscar Ortiz, opinó que los dos años de gobierno han estado marcados por un retroceso en la democracia, atropellos al marco constitucional, corrupción y peligrosamente, un país sin rumbo, donde la improvisación, el populismo y el discurso de odio es lo que predomina.

En el mismo contexto, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), también hace sus valoraciones de la gestión presidencial en el estudio denominado “El Salvador: Año Político”, que comprende el período de junio 2020 a mayo 2021.

Según la institución, “es preocupante”, la seguridad jurídica del país, y hacen referencia a la destitución de Magistrados de la Sala lo Constitucional y Fiscal General de la República, el pasado primero de mayo, por parte de la Asamblea Legislativa.

A juicio de Natalia Santos, Investigadora de FUSADES, “se puede debilitar el clima de inversiones. Los constantes ataques hacia el sector privado, la Constitución y el Estado de Derecho, también afectan. Sobre este tema se han pronunciado, gremiales y organizaciones internacionales”.

Un punto que se destaca del Ejecutivo es la gestión de vacunas contra COVID-19 y afirma que desde que inició el Plan de vacunación, el pasado 17 de febrero, se han adquirido más de 2 millones de inoculantes y se han inmunizado a 1 millón 832 mil 228 salvadoreños.

No obstante, en el tema de las relaciones bilaterales, Fusades no quita el dedo del renglón de las recientes confrontaciones entre el gobierno salvadoreño con la administración Biden, sobre los pronunciamientos por diversos temas, entre ellos los ataques a otros órganos de Estado, prensa nacional, organizaciones sociales y el manejo de los recursos públicos.

En lo que respecta a la democracia, esta organización advierte de “autoritaria” la destitución de funcionarios judiciales, a la luz de un posible proyecto político en aras de concentrar el poder político y es calificada como una “afrenta directa contra el principio de división de poderes”.

Según los críticos, la gobernanza gira en torno al presidente y no en torno a la población. La delincuencia pandilleril está fuera de control, migración forzada, miles de desaparecidos, desempleo, programas sociales cerrados, productores y proveedores locales en quiebra, acoso a la prensa, sindicalismo atado, corrupción estatal y una deuda millonaria difícil de solventar.

Seguir leyendo

Centroamérica

El Salvador compra Bitcoin “en tendencia bajista” a medida que caen las principales monedas.

En medio de una caída del mercado de la criptomoneda más amplia, el presidente de El Salvador compra para agregar 150 bitcoins al acumulado del país.

Nayib Bukele, presidente de El Salvador, reveló que el país latinoamericano ha comprado 150 Bitcoin más mientras los precios bajaban el lunes por la mañana.

Según los datos de CoinGecko, la criptomoneda líder se desplomó un 6,9% en las últimas 24 horas, cayendo alrededor de $ 45.000.

Otras criptomonedas principales, incluídas Cardano (ADA), XRP , Solana (SOL) y Polkadot (DOT), arrojaron dos dígitos durante el día, mientras que Ethereum , la segunda criptomoneda más grande por capitalización de mercado, ha bajado un 9.2%, cotizando para esa fecha $ 3,137. 

«They can never beat you if you buy the dips.» (Nunca pueden vencerte si compras en las caídas) tuiteó Bukele, y agregó que esto bien puede considerarse un «consejo presidencial».

Con la última compra, El Salvador ahora tiene 700 Bitcoin por valor de aproximadamente $ 31 millones.

El gobierno de Bukele compró sus primeros 400 Bitcoin el 6 de septiembre, un día antes de que El Salvador se convirtiera en el primer país del mundo en reconocer formalmente la criptomoneda como moneda de curso legal.

Bitcoin cotizaba justo por debajo de los 53.000 dólares en ese momento, pero se desplomó en más del 10% al día siguiente del lanzamiento de la billetera Chivo Wallet oficial de El Salvador, con problemas técnicos que estropearon el inicio del experimento criptográfico del país.

Sin embargo, El Salvador aprovechó rápidamente la oportunidad con una compra de 150 Bitcoin más ese mismo día, lo que aumentó las reservas de la criptomoneda del país a un total de 550 BTC.

Bukele bajo fuego

A medida que continúa la juerga de compras de Bitcoin en El Salvador, el gobierno del país se enfrenta a una investigación sobre sus compras de Bitcoin y la instalación de cajeros automáticos Chivo.

Según un informe de Reuters de la semana pasada, el Tribunal de Cuentas de El Salvador, el organismo que supervisa el gasto público del país, recibió una queja de Cristosal, un grupo de derechos humanos y transparencia, en la que expresó su preocupación por el financiamiento del gobierno de las compras de Bitcoin.

Los ciudadanos también han criticado el experimento de criptoactivos del gobierno.

La semana pasada, en el día de la independencia del país, se intensificaron más protestas en El Salvador, con personas que salieron a las calles con pancartas de «No queremos Bitcoin» y «No a la dictadura» e incluso quemaron un cajero automático de Bitcoin en San Salvador.

Seguir leyendo

Centroamérica

Por corruptos, usurpadores y antidemocráticos, EEUU agrega a lista Engel a magistrados impuestos por Bukele

El Salvador vuelve a  ser sancionado por  el gobierno de Joe Biden, tras el nombramiento inconstitucional de los magistrados, que se suman a la nómina de personajes cercanos a la lista al presidente Bukele señalados de corruptos.

Según el Departamento de Estado, “Elsy Dueñas de Avilés, Óscar Alberto López Jerez, Héctor Nahún Martínez García, José Ángel Pérez Chacón y Luis Javier Suárez Magaña, magistrados actuales de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, socavaron el proceso democrático y las instituciones al aceptar ser nombrados por la Asamblea Legislativa en un proceso que parece haber contravenido la Constitución de El Salvador”.

El comunicado dado a conocer este lunes, afirma que “los cinco magistrados previos fueron abruptamente removidos sin una causa legítima después de que la nueva Asamblea Legislativa tomó posesión el 1 de mayo”.

Asimismo, señala que “los magistrados nuevos declararon que su instalación fue constitucional” y “socavaron los procesos democráticos y la institucionalidad al aprobar una interpretación controversial de la Constitución que autoriza la reelección del presidente a pesar de una prohibición expresa de la Constitución”.

El informe del Departamento de Estado, también acusa  de usurpación al máximo tribunal desde el golpe del 1 de mayo, y que  los abogados emitieron el 3 de septiembre una resolución que viola lo que la Constitución abiertamente establece, cuando avalaron la reelección consecutiva del presidente de la República.

Su inclusión a la lista de Actores corruptos y No democráticos, obedece al compromiso de fortalecer la democracia, el estado de derecho y la rendición de cuentas del triángulo Norte.

La sanción implica que estas personas pierden automáticamente su visa americana y quedan abiertas a que otras instancias del gobierno de Estados Unidos amplíen las acciones que consideren pertinentes en este caso.

Los cinco magistrados se suman a la vergonzosa lista Engel en la que ya están el ministro de Trabajo, Rolando Castro; su jefa de gabinete, Carolina Recinos; su director de Centros Penales, Osiris Luna; sus exministros de Seguridad y Agricultura, Rogelio Rivas y Pablo Anliker, respectivamente; su secretario jurídico, Conan Castro; así como el influenciador de su gobierno, Walter Araujo.

Sobre el tema, Jean Manes ,encargada de Negocios de la Embajada Americana en El Salvador,  manifestó que “Estados Unidos agrega a estas personas tras ser nombrados inconstitucionalmente (1 de mayo) y emitir una resolución contraria a la Constitución salvadoreña (3 de septiembre). Ambas acciones socavan la democracia de El Salvador”.

La inclusión de los cinco magistrados tomó por sorpresa al presidente Bukele quien no dejó pasar el momento y restó importancia a la Lista Engel al calificarla como una injerencia y que “queda claro que la lista no tiene nada que ver con corrupción”, escribió en su cuenta de twitter.

Seguir leyendo

Popular