Saltar al contenido

Bukele asolapa corrupción en el MAG

Sobre esta dependencia pesan fuertes señalamientos de malversación de los fondos asignados para contrarrestar la pandemia de covid-19.

Pablo Anliker es uno de los amigos del círculo presidencial y es el titular del ministerio de Agricultura y Ganadería y también el que más rebeldía ha mostrado para rendir cuenta sobre los recursos recibidos durante la pandemia.

A la fecha, el representante de esta cartera de Estado y responsable de la compra de alimentos para las canastas solidarias, granos básicos para la reserva y paquetes agrícolas no ha podido justificar más $273 millones asignados durante la emergencia sanitaria.

La diputada Cristina Cornejo, del FMLN, dijo que a principios de agosto, y según el informe que el mismo ministro entregó a la Asamblea Legislativa, ya llevaba más de $250 millones invertidos solo en el tema de paquetes agrícolas.

Además, recibió $40 millones de un presupuesto adicional para el Ministerio de Agricultura, dinero que el gobierno tomó de otras dependencias del Estado sin la autorización de la Asamblea, y que estaría relacionada con la renuncia del exministro de Hacienda, Nelson Fuentes.

La opacidad en la transparencia del manejo de estos recursos y la poca colaboración de las autoridades de MAG con la Corte de Cuentas de la República(CCR), es calificada por organizaciones civiles malversación de los fondos públicos.

Ante la negativa de rendir cuentas, la CCR envió una solicitud al presidente de la república para que girara instrucciones al ministro Pablo Anliker a fin de proporcionar a este ente contralor la información sobre los gastos realizados por dicha institución, las cuales vienen solicitándose desde el 22 de mayo.

Ante la negativa de rendir cuentas, la CCR envió una solicitud al presidente de la república para que girara instrucciones al ministro Pablo Anliker a fin de proporcionar a este ente contralor la información sobre los gastos realizados por dicha institución, las cuales vienen solicitándose desde el 22 de mayo.

Posibles delitos en compras del MAG

El nuevo presidente de la Corte de Cuentas, Roberto Anzora, dijo ayer haber encontrado no menos de 12 irregularidades en el manejo de los fondos públicos utilizados para la compra de alimentos realizados por el MAG.

De acuerdo a Anzora, entre los hallazgos se encuentran tres exámenes especiales relacionado a paquetes agrícolas, el segundo con las canastas alimentarias y untercero con la compra de arroz, frijol y maíz como parte de una reserva estratégica que se ha querido mantener por parte del Gobierno.

FGR indaga transferencia de fondo realizados por Agricultura

Debido a la resistencia por rendir cuentas, el partido del FMLN presentó un aviso ante la Fiscalía General de la República para que investigara posibles irregularidades del MAG en los movimientos en las partidas presupuestarias.

Tras la notificación, la Unidad Especializada Delitos de Corrupción de la FGR, solicitó a la comisión legislativa de hacienda una certificación del expediente de ese caso.

Entre los movimientos realizados por el MAG se detallan $7.7 millones en remuneraciones, $15.7 millones para adquisiciones de bienes y servicios, más $33,500 para gastos financieros.

En junio, el Ministerio de Hacienda informó a la Asamblea Legislativa que Agricultura realizó una compra de $23.4 millones en granos (maíz, arroz, frijol) por «a fin de satisfacer las necesidades alimenticias de la población de escasos recursos».

En dicha carta, Hacienda confirmó que Agricultura reorientó recursos destinados al pago de salarios, adquisición de bienes y servicios, entre otros, para adquirir esa reserva. Tras el movimiento, Hacienda solicitó a la Asamblea reponer los $23.4 millones al MAG con un financiamiento externo.

Empresas fantasmas proveedoras del MAG

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) también favoreció a funcionarios del gabinete de Bukele, ya que aparte de comprar con sobreprecio, hizo negocios fuera del marco legal, con la empresa de Inversiones del Café Zarco, S.A de C.V, propiedad de la familia del entonces presidente de Fonaes, por un monto de $1.6 millones en alimentos.

A las dudosas compras se sumó los $2.8 millones a una empresa de Sinaloa, Cámara Salvadoreña de Pequeños y Medianos Productores Agropecuarios (Campo) fue con sobreprecio, aseguraron que el gobierno compró la tonelada de maíz mexicano a $320 mientras que en el país su precio ronda los $264 para los productores.

Otra compra que llamó la atención es la realizada a una empresa B-Eminent fantasma de atún, también mexicana. Según la revista Factum, se trata de una compañía que estafó a los venezolanos con productos de mala calidad nutricional y con sobreprecios.

Recientemente, el Diario de Hoy, hizo pública una información sobre la compra de $9.2 millones en pastas a empresa brasileña M Dias Branco brasileña involucrada en sonado caso de corrupción.

A esta lista podrían sumarse más inversiones realizadas por esta cartera de Estado debido al manejo millonario de fondos y que se niega a trasparentar los gastos de la pandemia.

En un año, el controversial presidente salvadoreño es señalado de más de 20 casos de corrupción y donde la CICIES solo es espectadora.