Saltar al contenido

Alba Petróleos financió con $1.9 millones la campaña de Bukele

Inversiones Valiosas de El Salvador (Inverval, S.A. de C.V.), una empresa investigada por lavado de dinero, entregó 1 millón 974 mil 200 dólares al ahora presidente de El Salvador Nayib Bukele cuando este era alcalde de Nuevo Cuscatlán y cuando esa sociedad gestionaba proyectos en ese municipio. Los desembolsos constan en documentos incautados por la Fiscalía General de la República (FGR) como parte de una investigación por posible lavado de dinero que involucra a 23 empresas relacionadas con el consorcio Alba Petróleos de El Salvador, Inverval entre ellas, y a los que Revista Factum ha tenido acceso.

Inverval no solo entregó dinero a Bukele. Desembolsó al menos 3 millones 474 mil 894.70 dólares al ahora presidente, a una de sus empresas familiares y a personas que ahora son funcionarios públicos, parte de su gabinete más cercano.

Entre el 1 de febrero y el 24 de octubre de 2013, Inverval emitió ocho cheques desde una cuenta del Banco Promérica a favor de Nayib Bukele; de Obermet, la empresa de publicidad de la familia del presidente; y de Starlight, compañía propietaria del Canal TVX. Todos esos fondos, según consta en los documentos en poder de la Fiscalía, estaban destinados a la compra de acciones y a inversión de capital en Starlight, una empresa de comunicación audiovisual que llegó a ser importante en el ascenso político de Bukele, y de la cual Carolina Recinos, actual jefa de gabinete, fue apoderada especial.

El origen del dinero: Alba Petróleos de El Salvador, el consorcio financiado con fondos estatales venezolanos que es objeto de investigaciones por posible lavado de dinero en Estados Unidos, Venezuela y también en El Salvador. Inverval fue financiada casi en su totalidad por Alba en el año que entregó dinero a Bukele, según Factum comprobó en los registros contables.

El dinero que Alba Petróleos repartió a Bukele y sus colaboradores es solo una de las formas como el actual presidente y miembros de su círculo íntimo se relacionaron con la red de empresas en la órbita de Alba que, según las investigaciones iniciadas en Washington, Caracas y San Salvador, fue una fachada para el lavado de dinero durante toda esta década.

Los préstamos y los cheques fueron recibidos en 2013, cuando Bukele aún estaba en el FMLN y cuando las críticas por recibir dinero venezolano, como lo hizo seis años después ya sentado en el despacho presidencial, eran impensables. Entonces su carrera política iba en ascenso, al tiempo que su relación con Alba y sus representantes se hacía sólida. Esta es la historia de cómo un político popular fue financiado por el consorcio Alba. Esta también es la historia de cómo uno de los máximos representantes de Alba entró en el círculo íntimo del ahora presidente.

No solo eso. Alba, según demuestran registros públicos, invirtió en la construcción de una residencial de lujo en Nuevo Cuscatlán, a través de la empresa Inverval, mientras la alcaldía era ocupada por Nayib Armado Bukele Ortez

Factum tuvo acceso a documentos contables de Inverval, decomisados en la sede de la empresa en San Salvador entre el 30 y el 31 de mayo pasados. En el allanamiento, según confirmó un investigador salvadoreño, las autoridades incautaron cuadros contables, cheques, mutuos (préstamos) y otros documentos que relacionan las cuentas de Inverval con Bukele, con empresas vinculadas a su familia y su círculo político cercano.

VER LOS DOCUMENTOS FIRMADOS POR BUKELE AQUÍ

En Inverval, los fiscales encontraron tres mutuos. Dos de ellos firmados por Bukele. Uno rubricado por el entonces alcalde de Nuevo Cuscatlán el 27 de junio de 2013 por 320 mil dólares y otro fechado el 19 de diciembre del mismo año por 94 mil dólares. En ambos, Bukele se comprometía a pagar el dinero a Inverval en cuotas mensuales que depositaría en la cuenta número 10000034001293 del Banco Promérica.

Los mutuos fueron certificados ante la notaria Mirza Lizbeth Zúniga Rodríguez, quien dio fe del documento con su firma. Zúniga también fue apoderada de VECA Airlines, otra de las empresas del consorcio Alba.

Inversiones Valiosas de El Salvador (Inverval, S.A. de C.V.), una empresa investigada por lavado de dinero, entregó 1 millón 974 mil 200 dólares al ahora presidente de El Salvador Nayib Bukele cuando este era alcalde de Nuevo Cuscatlán y cuando esa sociedad gestionaba proyectos en ese municipio. Los desembolsos constan en documentos incautados por la Fiscalía General de la República (FGR) como parte de una investigación por posible lavado de dinero que involucra a 23 empresas relacionadas con el consorcio Alba Petróleos de El Salvador, Inverval entre ellas, y a los que Revista Factum ha tenido acceso.

Inverval no solo entregó dinero a Bukele. Desembolsó al menos 3 millones 474 mil 894.70 dólares al ahora presidente, a una de sus empresas familiares y a personas que ahora son funcionarios públicos, parte de su gabinete más cercano.

Entre el 1 de febrero y el 24 de octubre de 2013, Inverval emitió ocho cheques desde una cuenta del Banco Promérica a favor de Nayib Bukele; de Obermet, la empresa de publicidad de la familia del presidente; y de Starlight, compañía propietaria del Canal TVX. Todos esos fondos, según consta en los documentos en poder de la Fiscalía, estaban destinados a la compra de acciones y a inversión de capital en Starlight, una empresa de comunicación audiovisual que llegó a ser importante en el ascenso político de Bukele, y de la cual Carolina Recinos, actual jefa de gabinete, fue apoderada especial.

El origen del dinero: Alba Petróleos de El Salvador, el consorcio financiado con fondos estatales venezolanos que es objeto de investigaciones por posible lavado de dinero en Estados Unidos, Venezuela y también en El Salvador. Inverval fue financiada casi en su totalidad por Alba en el año que entregó dinero a Bukele, según Factum comprobó en los registros contables.

El dinero que Alba Petróleos repartió a Bukele y sus colaboradores es solo una de las formas como el actual presidente y miembros de su círculo íntimo se relacionaron con la red de empresas en la órbita de Alba que, según las investigaciones iniciadas en Washington, Caracas y San Salvador, fue una fachada para el lavado de dinero durante toda esta década.

Los préstamos y los cheques fueron recibidos en 2013, cuando Bukele aún estaba en el FMLN y cuando las críticas por recibir dinero venezolano, como lo hizo seis años después ya sentado en el despacho presidencial, eran impensables. Entonces su carrera política iba en ascenso, al tiempo que su relación con Alba y sus representantes se hacía sólida. Esta es la historia de cómo un político popular fue financiado por el consorcio Alba. Esta también es la historia de cómo uno de los máximos representantes de Alba entró en el círculo íntimo del ahora presidente.

No solo eso. Alba, según demuestran registros públicos, invirtió en la construcción de una residencial de lujo en Nuevo Cuscatlán, a través de la empresa Inverval, mientras la alcaldía era ocupada por Nayib Armado Bukele Ortez

Factum tuvo acceso a documentos contables de Inverval, decomisados en la sede de la empresa en San Salvador entre el 30 y el 31 de mayo pasados. En el allanamiento, según confirmó un investigador salvadoreño, las autoridades incautaron cuadros contables, cheques, mutuos (préstamos) y otros documentos que relacionan las cuentas de Inverval con Bukele, con empresas vinculadas a su familia y su círculo político cercano.

En Inverval, los fiscales encontraron tres mutuos. Dos de ellos firmados por Bukele. Uno rubricado por el entonces alcalde de Nuevo Cuscatlán el 27 de junio de 2013 por 320 mil dólares y otro fechado el 19 de diciembre del mismo año por 94 mil dólares. En ambos, Bukele se comprometía a pagar el dinero a Inverval en cuotas mensuales que depositaría en la cuenta número 10000034001293 del Banco Promérica.

Los mutuos fueron certificados ante la notaria Mirza Lizbeth Zúniga Rodríguez, quien dio fe del documento con su firma. Zúniga también fue apoderada de VECA Airlines, otra de las empresas del consorcio Alba.