Connect with us

Corrupción

$344 mil en mascarillas compró el gobierno a ex diputado de ARENA

La controversial administración de Bukele está dando de qué hablar tras destaparse varios casos de corrupción por sus funcionarios, aliados políticos y favorecer a los “amigos” cercanos.

Crítico de los casos de corrupción en el país, Nayib Bukele se comprometió a transparentar los fondos en su gobierno, pero es lo que menos ha cumplido en un año de gestión.

La controversial administración de Bukele  está dando de qué hablar tras destaparse  varios casos de corrupción por sus funcionarios, aliados políticos y favorecer a los “amigos” cercanos.

Otro caso denunciado que pone en evidencia la nula transparencia del gobierno es la compra de  $344 mil en mascarillas al diputado de ARENA Gustavo Escalante Zelaya, quien hace unas semanas renuncia a su partido para apoyar a Bukele.

De acuerdo a una investigación periodística del Faro, Escalante es fundador y administrador junto a otros miembros de su familia de  Grupo GME Inversiones dedicada al rubro informático, pero aprovecharon la pandemia del covid-19 para hacer un negocio redondo con el Ministerio de Salud, el cual adquirió un lote de 800,00 mascarillas quirúrgicas.

Según el contrato, con fecha 20 de marzo, el precio fijado al por mayor de las mascarillas fue de 0.43 centavos, cuando lo  autorizado por el gobierno al inicio de la pandemia era de $0.17, mientras que los lineamientos para el público era 0.26centavos.

Además, la adjudicación al contrato fue exprés y amparado al Estado de Emergencia Nacional, la compra se hizo directa bajo “adquisición de mascarillas quirúrgicas”, de acuerdo al memorándum GS No. 2020-8400-1453.

«Para efectos de presentación de la oferta del presente proceso de Contratación directa por Estado de Emergencia Nacional, será en las oficinas de la UACI o podrá ser remitida por correo electrónico a partir de las 11:00 a.m. hasta las 03:00 p.m. del día 20 de marzo», se lee en la misiva, que fue firmada por Manuel de Jesús Corea Barahona, jefe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones Institucionales (UACI), cita el documento al que el Faro tuvo acceso.

La orden de compra fue bajo la responsabilidad  de la exministra Ana Orellana Bendek, que fue sustituída por Francisco Alabí, siete días más tarde.

Con este negocio de “amigos”, el Estado no aplicó ese estándar de precios y pagó 0.17 centavos más por cada mascarilla, pese al volumen de la compra, demostrando favoritismos para sus aliados y haciendo negocios fuera de la ley.

El administrador de Grupo GME Inversiones, Manuel Escalante, hermano del diputado, confirmó la compra y apuntó que “no hay ninguna violación de ley.

Para desvincular al funcionario del acto de corrupción, la familia argumenta que ya no es administrador único suplente de la sociedad, sin embargo,  hasta el 23 de junio de 2020, el Registro de Comercio dice lo contrario y no hay ninguna modificación.

«La prohibición no es solo para los diputados accionistas de empresas, sino también se refiere a los que son directivos, porque estos administran un servicio que eventualmente podrían también fiscalizar», opina Roberto Burgos, abogado con amplia experiencia fiscalizando la función pública.

La Constitución salvadoreña prohíbe a los diputados ser contratistas de servicios u obras pagadas con fondos del Estado. En teoría, la empresa de la cual el diputado Escalante es administrador no podría haber vendido mascarillas al Gobierno. 

Ante estos señalamientos, el diputado dijo que hará uso del derecho de respuesta y tomará acciones legales contra el periódico digital El Faro por publicaciones falsas en su contra y su familia.

La familia Escalante es afín a Nayib Bukele y Ernesto Muyshond.
El hermano del diputado, Manuel José, es Gerente de Desarrollo Urbano de la Alcaldía de San Salvador.

René Gustavo Escalante Durán, padre de los hermanos Escalante, se afilió al partido del presidente Nayib Bukele, Nuevas Ideas, a finales de 2019.

El presidente es señalado de negociar voluntades para sus intereses políticos y para desviar la atención recurre al “famoso maletín negro” que, según sus opositores, el mismo entrega.

Centroamérica

Por corruptos, usurpadores y antidemocráticos, EEUU agrega a lista Engel a magistrados impuestos por Bukele

El Salvador vuelve a  ser sancionado por  el gobierno de Joe Biden, tras el nombramiento inconstitucional de los magistrados, que se suman a la nómina de personajes cercanos a la lista al presidente Bukele señalados de corruptos.

Según el Departamento de Estado, “Elsy Dueñas de Avilés, Óscar Alberto López Jerez, Héctor Nahún Martínez García, José Ángel Pérez Chacón y Luis Javier Suárez Magaña, magistrados actuales de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, socavaron el proceso democrático y las instituciones al aceptar ser nombrados por la Asamblea Legislativa en un proceso que parece haber contravenido la Constitución de El Salvador”.

El comunicado dado a conocer este lunes, afirma que “los cinco magistrados previos fueron abruptamente removidos sin una causa legítima después de que la nueva Asamblea Legislativa tomó posesión el 1 de mayo”.

Asimismo, señala que “los magistrados nuevos declararon que su instalación fue constitucional” y “socavaron los procesos democráticos y la institucionalidad al aprobar una interpretación controversial de la Constitución que autoriza la reelección del presidente a pesar de una prohibición expresa de la Constitución”.

El informe del Departamento de Estado, también acusa  de usurpación al máximo tribunal desde el golpe del 1 de mayo, y que  los abogados emitieron el 3 de septiembre una resolución que viola lo que la Constitución abiertamente establece, cuando avalaron la reelección consecutiva del presidente de la República.

Su inclusión a la lista de Actores corruptos y No democráticos, obedece al compromiso de fortalecer la democracia, el estado de derecho y la rendición de cuentas del triángulo Norte.

La sanción implica que estas personas pierden automáticamente su visa americana y quedan abiertas a que otras instancias del gobierno de Estados Unidos amplíen las acciones que consideren pertinentes en este caso.

Los cinco magistrados se suman a la vergonzosa lista Engel en la que ya están el ministro de Trabajo, Rolando Castro; su jefa de gabinete, Carolina Recinos; su director de Centros Penales, Osiris Luna; sus exministros de Seguridad y Agricultura, Rogelio Rivas y Pablo Anliker, respectivamente; su secretario jurídico, Conan Castro; así como el influenciador de su gobierno, Walter Araujo.

Sobre el tema, Jean Manes ,encargada de Negocios de la Embajada Americana en El Salvador,  manifestó que “Estados Unidos agrega a estas personas tras ser nombrados inconstitucionalmente (1 de mayo) y emitir una resolución contraria a la Constitución salvadoreña (3 de septiembre). Ambas acciones socavan la democracia de El Salvador”.

La inclusión de los cinco magistrados tomó por sorpresa al presidente Bukele quien no dejó pasar el momento y restó importancia a la Lista Engel al calificarla como una injerencia y que “queda claro que la lista no tiene nada que ver con corrupción”, escribió en su cuenta de twitter.

Seguir leyendo

Corrupción

Nayib Bukele figura entre las 100 personas más influyentes según la Revista Times, pero no por buenas razones.

La revista Times ha publicado este día un listado de las 100 personas más influyentes del 2021, entre los que se encuentre el Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en la misma figuran personajes como Joe Biden, Simone Biles, Donald Trump, entre otros.

Pero figurar en esta lista no es sinónimo de beneficio para la imagen del presidente, ya que lo que lo caracteriza, según el pequeño artículo escrito por Daniel Lizárraga (periodista mexicano expulsado del país) es su autoritarismo, su palabra que se torna incuestionable, y de intentar contradecirle, él y su aparato propagandístico se encagará de destruir a quien lo haga en redes, y si insiste, perseguido y entregado a las autoridades.

La nota completa y traducida está acá:

«En el 23 de agosto, El Faro, el periódico salvadoreño del que soy editor, publicó una investigación sobre las negociaciones entre el gobierno del presidente Nayib Bukele y las pandillas de El Salvador . El presidente desestimó el informe en un tuit y luego acusó sin fundamento a El Faro de mentir.

Este es el talento de un presidente que no ha tolerado críticas ni oposición. En 2020, Bukele llegó al parlamento rodeado de soldados armados para presionar a los legisladores para que aprobaran su presupuesto. En mayo, ordenó la destitución de los jueces de la Corte Suprema, y ​​ahora, los nuevos nombrados han dictaminado que los presidentes pueden cumplir dos mandatos consecutivos.

El asalto del gobierno a El Faro, que también incluye mi expulsión del país en julio, tiene como objetivo castigar al periódico por el pecado de intentar entregar la mejor información a la gente. Para Bukele, las palabras del gobierno son incuestionables, y quien diga lo contrario primero es destruído en las redes sociales y, si insiste, entregado a las autoridades.

Lizárraga es periodista»

Seguir leyendo

Popular