Saltar al contenido

$344 mil en mascarillas compró el gobierno a ex diputado de ARENA

Crítico de los casos de corrupción en el país, Nayib Bukele se comprometió a transparentar los fondos en su gobierno, pero es lo que menos ha cumplido en un año de gestión.

La controversial administración de Bukele  está dando de qué hablar tras destaparse  varios casos de corrupción por sus funcionarios, aliados políticos y favorecer a los “amigos” cercanos.

Otro caso denunciado que pone en evidencia la nula transparencia del gobierno es la compra de  $344 mil en mascarillas al diputado de ARENA Gustavo Escalante Zelaya, quien hace unas semanas renuncia a su partido para apoyar a Bukele.

De acuerdo a una investigación periodística del Faro, Escalante es fundador y administrador junto a otros miembros de su familia de  Grupo GME Inversiones dedicada al rubro informático, pero aprovecharon la pandemia del covid-19 para hacer un negocio redondo con el Ministerio de Salud, el cual adquirió un lote de 800,00 mascarillas quirúrgicas.

Según el contrato, con fecha 20 de marzo, el precio fijado al por mayor de las mascarillas fue de 0.43 centavos, cuando lo  autorizado por el gobierno al inicio de la pandemia era de $0.17, mientras que los lineamientos para el público era 0.26centavos.

Además, la adjudicación al contrato fue exprés y amparado al Estado de Emergencia Nacional, la compra se hizo directa bajo “adquisición de mascarillas quirúrgicas”, de acuerdo al memorándum GS No. 2020-8400-1453.

«Para efectos de presentación de la oferta del presente proceso de Contratación directa por Estado de Emergencia Nacional, será en las oficinas de la UACI o podrá ser remitida por correo electrónico a partir de las 11:00 a.m. hasta las 03:00 p.m. del día 20 de marzo», se lee en la misiva, que fue firmada por Manuel de Jesús Corea Barahona, jefe de la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones Institucionales (UACI), cita el documento al que el Faro tuvo acceso.

La orden de compra fue bajo la responsabilidad  de la exministra Ana Orellana Bendek, que fue sustituída por Francisco Alabí, siete días más tarde.

Con este negocio de “amigos”, el Estado no aplicó ese estándar de precios y pagó 0.17 centavos más por cada mascarilla, pese al volumen de la compra, demostrando favoritismos para sus aliados y haciendo negocios fuera de la ley.

El administrador de Grupo GME Inversiones, Manuel Escalante, hermano del diputado, confirmó la compra y apuntó que “no hay ninguna violación de ley.

Para desvincular al funcionario del acto de corrupción, la familia argumenta que ya no es administrador único suplente de la sociedad, sin embargo,  hasta el 23 de junio de 2020, el Registro de Comercio dice lo contrario y no hay ninguna modificación.

«La prohibición no es solo para los diputados accionistas de empresas, sino también se refiere a los que son directivos, porque estos administran un servicio que eventualmente podrían también fiscalizar», opina Roberto Burgos, abogado con amplia experiencia fiscalizando la función pública.

La Constitución salvadoreña prohíbe a los diputados ser contratistas de servicios u obras pagadas con fondos del Estado. En teoría, la empresa de la cual el diputado Escalante es administrador no podría haber vendido mascarillas al Gobierno. 

Ante estos señalamientos, el diputado dijo que hará uso del derecho de respuesta y tomará acciones legales contra el periódico digital El Faro por publicaciones falsas en su contra y su familia.

La familia Escalante es afín a Nayib Bukele y Ernesto Muyshond.
El hermano del diputado, Manuel José, es Gerente de Desarrollo Urbano de la Alcaldía de San Salvador.

René Gustavo Escalante Durán, padre de los hermanos Escalante, se afilió al partido del presidente Nayib Bukele, Nuevas Ideas, a finales de 2019.

El presidente es señalado de negociar voluntades para sus intereses políticos y para desviar la atención recurre al “famoso maletín negro” que, según sus opositores, el mismo entrega.